Roberto Opazo, director ejecutivo de Khipu, y el bloqueo a su plataforma de pagos: «Prácticamente, en Banco Estado los ejecutivos nos pidieron que pusiéramos un recurso de protección»

Iniciar

El líder de la plataforma chilena habló con Tekios sobre los entretelones del bloqueo realizado por el banco estatal a su tecnología. Se atreve a lanzar dos razones de fondo que podrían explicar el accionar «arbitrario» y reñido con «la libre competencia» de Banco Estado.

El alto costo de tener que asumir los auto fraudes y el phishing parece ser la razón que habría tenido Banco Estado para bloquear de sus sistemas a la plataforma chilena de procesamiento de pagos en línea Khipu, un evento que abre un nuevo capítulo en la teleserie chilena de la no colaboración: ¿Fintech tú o Fintech yo?

Si ya no era suficiente con los problemas que se han generado entre Walmart y las empresas que entregan tarjetas de prepago, plásticos que no son recibidos en sus tiendas, ahora se suma el bloqueo a esta startup con diez años en la industria y que, según cuenta Roberto Opazo, director ejecutivo de Khipu, solo ha tenido en su historial mínimos inconvenientes con su tecnología, en perjuicio de banco Falabella, hace cuatro años, costos que fueron saldados de inmediato, pero nunca con el banco estatal, razón que lo anima, ante la arbitrariedad que denuncia, a lanzar dos hipótesis mayores que cree que subyacen a todo este entuerto.

Esta es la conversación que Tekios tuvo con Opazo, al inicio de esta mañana de preocupaciones para el líder de Khipu, quien, a pesar de enfrentarse a una colosal institución, mantiene la esperanza de que la Justicia declare admisible el recurso de protección interpuesto contra Banco Estado, «por impedir unilateralmente que los usuarios puedan utilizar Khipu para procesar sus transacciones en el comercio».

-En 2020 entró en vigencia la nueva Ley de Fraudes con tarjetas y por medios electrónicos. La legislación obliga a los bancos a devolver el dinero que se habría defraudado a los clientes, hasta un tope de 35 UF (poco más de US$1.300 al día de hoy), mientras se realiza la investigación. Cuando se hizo efectiva la regulación, la Asociación de Bancos de inmediato afirmó que esto se prestaría para el auto fraude, lo que ha ocurrido. ¿Banco Estado les hizo saber que era un tema preocupante para ellos, que había infectado sus operaciones?

-Ellos nos manifestaron que era una situación que había ido prendiendo muy fuerte y que los tenía preocupados.

-¿Y esa preocupación por el alza de estos ilícitos es lo que genera las primeras fricciones entre Khipu y Banco Estado, a fines de junio?

-Así es. Banco Estado, a fines de junio, a través de su tecnología anti-bot, comenzó a bloquear transacciones de Khipu. Empezamos a realizar gestiones con ellos, estuvimos a punto de poner un recurso de protección, pero llegamos a lo que llamamos una tregua, y nos dimos 15 días para conversar y llegar a un modelo distinto.

-¿Cuál era fue clima de esas negociaciones?

-Ninguno creía que íbamos a llegar a un acuerdo, pero insólitamente lo logramos. Llegamos a tener un texto escrito que fue el resultado de muchas iteraciones; que la fiscalía del banco lo subió a la plataforma de firma del banco; que los representantes legales de Khipu firmamos; y con el que el área de tecnología del banco comenzó a trabajar, de manera de deshabilitar el bloqueo a Khipu. Hasta que, de repente, nos enteramos de que ellos querían cambiar la cláusula que habíamos discutido mucho, sobre responsabilidades. Teníamos una redacción donde se dejaba muy en claro que Khipu asumía todas sus responsabilidades, pero no las de hechos que ocurrieran fuera de Khipu, como son el phishing y el auto fraude. Ellos nos exigían que ambas se incluyeran.

-¿Por qué el cambio de criterio al interior de Banco Estado?

-El Comité Ejecutivo del banco le quita el piso al grupo de trabajo al que le habían encargado esto, a más de doce personas con las que Khipu había trabajado. Así que como es evidente que no podemos recibir ese descargo de responsabilidad, pusimos el recurso de protección. En lo formal, nos cargan algo que es absurdo, y como tal, uno se pregunta cuáles son las razones detrás.

BIENES PERSONALES

-¿Cuáles son tus hipótesis?

-Una es que, cuando en Chile se usa la red de pagos basada en tarjetas, existe un premio porque la red funcione de forma abierta, que es el monto que recibe la institución que emitió la tarjeta; ese premio se llama tasa de intercambio. Y cuando uno usa la red de pagos basada en transferencia, existe un castigo al uso de la red en forma abierta, y eso se llama comisión interbancaria. Entonces, hay un interés en que las transferencias entren a Banco Estado y no salgan hacia otros. Y Khipu genera transferencias que salen, lo que representa un costo, que el mismo Banco Estado lo ha definido muy alto; por esto fue demandado por otros seis bancos. Las transferencias que Khipu induce, además, compiten con sus soluciones de adquirencia, por lo tanto, acá hay un comportamiento de competencia desleal, un intento por bloquear la red de pagos nacional, y favorecer la internacional, porque tiene premio.

-¿Cuál es la otra?

-Al interior del banco pudimos ver que había muchas diferencias. Y como se trata de una empresa pública, estar ahí implica que los ejecutivos de alto nivel tienen responsabilidades adicionales. Si llegan a producir pérdidas en circunstancias adicionales, tendrían incluso que responder con sus bienes personales. Por lo tanto, a ese nivel resulta más cómodo que una corte diga ‘no pueden bloquear Khipu’. Ellos así quedan ordenaditos. Prácticamente, en Banco Estado, los ejecutivos nos pidieron que pusiéramos un recurso de protección.

-Este bloqueo podría afectar a otras plataformas de pago.

-No sé si hay tratativas en paralelo, pero sí me consta que Banco Estado está pensando en todos los prestadores de servicios de pago (PSP), como Mercado Libre, Kushki, Flow, Pago Fácil, etc.

GIGANTES

-En el comunicado que Khipu difundió ayer, a raíz del bloqueo de Banco Estado, hay una frase fuerte: «No se atreven a cobrarle a un gigante como Google y creen que a una pyme como Khipu le pueden exigir cualquier condición». En buen chileno, ustedes están mosqueados (molestos). Supongo que este es el final de un relacionamiento comercial de caballeros.

-No están bloqueando el negocio. Y si no tenemos suerte con el recurso de protección, la empresa podría tener que cerrar. Ahora, si no lo hacen con Google o Microsoft obedece a otro análisis. Piensa en lo siguiente: a alguien lo llaman por teléfono, lo engañan, le piden sus claves, y el estafador puede usarlas para hacer esa estafa con Google Chrome, Safari, etc. Porque para llegar al banco debes usar un navegador, un browser. Y si el estafador usa ese camino, no le va a cobrar a ellos, sí a Khipu. ¿Por qué? Porque nosotros somos competencia del banco.

-Este caso pone en el tapete, otra vez, las resistencias que existen aún contra una real democratización de los servicios financieros.

-Sí, la democratización, pero en general, se trata de aprender a competir lealmente. En el caso de Walmart, como en este, se trata de empresas que intentan sacar ventaja de su posición. Una posición impresentable. Y tenemos que aprender a competir, porque esto es como si fuéramos puros jugadores de fútbol y todos buenos para los fouls, aprovechando que no hay un árbitro.

-La esperada Ley Fintech, ¿crees que evitaría este tipo de fricciones, les pondría atajo?

-Es un paso necesario la ley, pero no suficiente. No va a resolver los problemas de competencia desleal.

-Apuntas a una cultura que no se va a renovar con clases de ética.

-(Se rié) Es que más que cambiar la ley, porque en materia de libre competencia tenemos una ley que es bastante razonable, el punto es aplicarla más consistentemente. De esa manera, vamos a cambiar la cultura. Como lo que ocurrió con la ley del cinturón de seguridad. Hoy, es completamente cultural usarlo.

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

close

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

Editor Jefe y Cofundador de Tekios. Es periodista y escritor. Especializado en la cobertura periodística de las industrias relevantes en Latinoamérica, fue Editor General de AméricaEconomía para Latinoamérica, y antes, Director de Contenidos del matinal ciudadano de Ecuavisa en Ecuador, y editor en el diario digital El Mostrador de Chile.
Ha colaborado con SOHO (Colombia), Vistazo (Ecuador), LABSnews (Brasil), La Nación Domingo, Fibra y Plan B (Chile), o Rest of World (EE.UU.).

Lo más reciente de Q&A