Ignacio del Río, CEO de Legria: «La vida se pasa volando, por eso quería buscar un nuevo y gran desafío»

660 vistas
lectura 8 mins

Ante el creciente aumento del costo de las propiedades, la modalidad de casas en copropiedad y por acciones, que funciona en base a tecnología, hace más accesible la compra de una segunda vivienda. Este es el negocio de la proptech chilena Legria, basado en un modelo que está adquiriendo mucho valor en Estados Unidos y en el hemisferio norte, y que se ha transformado en la nueva pasión de un cuarentañero que cambió con la pandemia.

La pandemia. Las consecuencias de la Covid-19. La mentalidad de millones de seres humanos remecida por las consecuencias de un virus que invadió todo el planeta.

Ya no somos los mismos de antes; no son pocos los que necesitan aquietar la vida, llevar a cabo planes que habían aplazado, o incorporar a la vida autocuidados sencillos como cambiar de domicilio algunos fines de semana al año, para aquietarse, apagar el celular, disfrutar de la sencillez de mirar el mar.

Ignacio del Río, CEO de la proptech chilena Legria, comenzó a ser presa de esas cavilaciones hace unos 3 años, luego de vender una empresa que se dedicaba a las deseadas tierras raras. Ya tenía algo de experiencia en el mundo del emprendimiento y había llegado a los 40 en su vida, a esa línea temporal que cuando es pisada, comienza a hacerte pensar en cosas que antes podían sonar a la pérdida de la vitalidad.

Del Río no solo tenía 40, también tres hijos y la idea de una segunda casa rondaba entre sus temas. Quería escaparse más. Descansar de la ciudad. Ser uno con la naturaleza. No peleó con la irrupción de ese deseo; al contrario, lo abrazó.

«La pandemia justamente provocó esa necesidad, de escaparse, y los que no tenemos segunda casa… El salto de la segunda casa es super difícil, porque estas siempre luchando con la primera casa, así que pensar en la segunda casa, es algo que queda un poquito lejos», reflexiona Del Río.

-Si no tienes segunda casa, irse a la playa o a la montaña es un placer de una vez al año.

-Sí, en general, la gente que llega a tener una segunda casa la consigue, además, en esa etapa donde ya no están los niños, así que como que te llega medio tarde, y la alternativa que tienes antes de eso es arrendar. Pero con lo caro que cuesta el arriendo, da para hacerlo una vez al año, una semana, y la verdad es que las ganas y la necesidad son mucho más frecuentes. Ahí fue cuando salió el modelo de la copropiedad.

-Explícame lo de la copropiedad.

-La copropiedad es totalmente innovadora en Chile, porque justamente lo que logra es que seas dueño de una casa que se divide en un grupo de propietarios, y que en términos de gastos, lo que la ocupas, sea del orden de 1/4 de lo que te costaría arrendar esa casa… Con este concepto me embalé mucho, porque era un dolor súper personal, tanto así, que después de 11 años de otros negocios, di el salto para dedicarme full time a hacer esta startup.

-Es contraintuitivo lo que hiciste, aunque ya lo he escuchado en otros emprendedores. La pandemia debería haberte atemorizado, detenido a tomar riesgos. Más con hijos, sobre los 40. ¿Qué te pasó internamente que dijiste ‘es el mejor momento para hacerlo’?

-Yo de broma explico que se debe a la crisis de los 40, pero yo creo que tiene más que ver con que la vida se pasa volando, por eso quería buscar un nuevo y gran desafío. Y en este caso lo sentí como un desafío nuevo y con alto potencial.

Qué rico, porque fue dejar de seguir haciendo un poco lo que venía haciendo y quizás con menos riesgo; tener otro propósito, uno que yo lo veía como en la siguiente década en la vida, pero la pandemia me hizo replantearme esta vida que es corta.

Tuve una década anterior que fue espectacular, pero a pesar de eso la pregunta que me hice fue ‘¿quiero repetir esa década o quiero hacer algo distinto, que me motive, que me apasione?’.

-En Chile, uno ha escuchado el tema del «tiempo compartido», que goza de malísima reputación. En la década pasada hubo muchas denuncias contra este modelo, pero el modelo que tiene Legria se desmarca de todo eso. Cuéntame de aquello.

-Es muy distinto al tiempo compartido, pero obviamente se confunde porque estás compartiendo una casa. Sin embargo, nosotros venimos a solucionar el dolor de poder tener una segunda casa y alguien que quiere una segunda casa está buscando pertenencia a un lugar, está buscando propiedad, está buscando ir varias veces a un lugar. Si te fijas, el tiempo compartido no es nada de eso, porque tiempo compartido es ir una semana al año a un lugar y eso no es lo que solucionamos. Lo nuestro es dar acceso a más gente a ser dueño de la segunda casa.

Formamos una estructura para que puedas ser dueño de la casa junto a otra gente, un grupo chico, porque se vende por octavos; tú puedes comprar más de 1/8, así podrían ser solo 2 los propietarios o un máximo de 8 personas. El tiempo compartido, en cambio, es un compromiso básicamente para arrendar algo que no es tuyo por varios años.

-¿Puedo vender mi octavo?

-Con la propiedad, cuando quieres vendes y vendes tu activo con la plusvalía que haya tenido el sector; al precio que tú quieras. Con un tiempo compartido con suerte recibes algo a salirte del programa con el cual tenías un contrato con la contraparte. Esto es una inversión inmobiliaria que te protege de la inflación y que tiene plusvalía; tú controlas cuando sales y vendes.

-Respecto de las propiedades que van a manejar, ¿en qué etapa están?

-Hay algunas casas que están entre promesa, con compraventa, y con las más avanzadas estamos recién remodelando, o sea ni siquiera hay una casa entregada. Eso viene ahora, luego, durante septiembre. Esperamos concretarlo para hacer realidad nuestro formato, donde tú, literalmente, lo que compras es una acción, de manera electrónica, y al minuto en que la compraste ya tienes acceso a la aplicación que te permite empezar a agendar y a ocupar tu casa desde ese minuto. Entonces, esa es la etapa en la que estamos, acercándonos a la entrega de las casas, la venta de las acciones, y que la gente pueda ocuparlas de inmediato.

-Un modelo muy distinto a lo que habría en la compra tradicional de una propiedad.

-Sí, porque en el proceso tradicional hay que hacer las promesas, son 3 meses, el estudio de título, la inscripción, la compraventa, la entrega; cuatro meses quizás de papeleos y trámites, en cambio el proceso nuestro es súper inmediato. Una vez que tienes la casa lista, ya remodelada y amoblada por nosotros, impecable, al que le gustó hacer la visita compra la acción por internet e inmediatamente puede empezar a ocupar la casa.

DIVIDIDO EN 8

-Leía que el componente tecnológico también le ayuda a Legria en términos de la organización del tiempo, porque ahí podría haber un problema: que todos queramos el mismo periodo. ¿Cómo la tecnología soluciona ese punto?

-Ahí la tecnología es clave, porque tú puedes hacer reglas, que las tenemos, y que permiten que esto sea equitativo. Entonces, qué es lo que hacía el tiempo compartido y su lógica, es que tienes una misma semana todos los años; o si hay alguien por detrás con un cuaderno, con anticipación puedes reservar tu semana, pero esa no es la manera en que se comporta un propietario, que es mucho más flexible, ya que quiere ir, después ya no quiere ir tanto o no siempre en la misma fecha, entonces, la tecnología permite que a través de una aplicación tú simplemente veas qué es lo que está disponible para agendar y puedas tomarlo, devolverlo también. Hay reglas de inteligencia tecnológica que permiten que esto sea equitativo.

Por ejemplo, si tú tienes 1/8 de la propiedad, y ya tomaste en el verano una semana, se te bloquea el calendario para el resto del verano, de manera de que no impidas a otros que tienen 1/8 también aprovechar el verano de manera equitativa. Lo mismo pasa con los feriados del año. El sistema usa una inteligencia interactiva que permite la usabilidad de un calendario dinámico, donde puedes ver qué está disponible este fin de semana, esta semana o en una semana más adelante, desagendar porque cambiaste de opinión. Y no requiere una contraparte, ni coordinación.

-Ahora, en las tratativas que tienen hasta ahora con los posibles propietarios, ¿se ha generado la necesidad de saber quiénes son los posibles otros?

-La política nuestra es de que aquello es privado, porque un usuario no necesita saber quiénes son los otros copropietarios. Porque si agendaste, cuando tú llegues a la casa va a estar impecable. Legria garantiza que se te entregue la casa en buenas condiciones. Nosotros, por supuesto, tenemos maneras de tratar con cada propietario, por lo tanto, si alguien se atrasa en sus pagos o no entrega la casa como corresponde o hace destrozos, fuera lo que del desgaste común, nosotros tenemos formas de tratar con ese copropietario que no se está portando bien y en el límite manejarlo hasta el punto de poder sacar el socio no deseado.

-Ustedes hablan del tema de sociedad por acciones, ¿cuáles son las ventajas que permite aquello?

-En el fondo, empoderamos a Legria como administrador de la casa y a los clientes se les invita con unas reglas claras, desde el estándar de la casa, qué es lo que tiene, qué es lo que no tiene; nosotros nos comprometemos a mantenerla, a mantener un sistema de cobros de gastos, que van a ser divididos en 8. En hacer cumplir los deberes y derechos de los copropietarios. Todo eso está radicado efectivamente de manera legal en la sociedad.

-Respecto de las viviendas, ¿cuál es el tipo de propiedades que están buscando, que van a sumar al patrimonio de Legria?

-Más que precio, nos interesan propiedades que dentro de su sector están sobre la media, porque al final estás buscando gente que quiere ese balneario en especial, pero que quiere se propietario de una manera más barata e inteligente, dividiéndola en 8.

-¿Cuáles el perfil de quienes están interesados en este nuevo modelo de copropiedad?

-El perfil al final ha sido bastante abierto, nos hemos encontrado con todo tipo de personas. Gente que está tratando de acceder a la segunda vivienda y que sentían que comprarla solo era un sueño, por lo tanto, desde hace mucho tiempo eran arrendatarios; y otros que derechamente hacen la matemática y ven lo que se están gastando en arrendar y que ahora van a tener mucho más tiempo para disfrutar y con una acción.

También nos hemos encontrado con gente que si bien tenían patrimonio, han valorado este modelo porque es una manera de hacer liquidez, ya que no tienes en paquete alto el patrimonio metido en la segunda casa; podrías tener 1/4 con Legria, y liberar 3/4 de liquidez del patrimonio que tenías metido en una casa, y así puedes hacer otras cosas con eso. Además de que les gusta mucho esto de despreocuparse totalmente de la segunda casa, porque nosotros nos hacemos cargo 100% de la administración y mantención de la casa.

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

close

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

Editor Jefe y Cofundador de Tekios. Es periodista y escritor. Especializado en la cobertura periodística de las industrias relevantes en Latinoamérica, fue Editor General de AméricaEconomía para Latinoamérica, y antes, Director de Contenidos del matinal ciudadano de Ecuavisa en Ecuador, y editor en el diario digital El Mostrador de Chile.
Ha colaborado con SOHO (Colombia), Vistazo (Ecuador), LABSnews (Brasil), La Nación Domingo, Fibra y Plan B (Chile), o Rest of World (EE.UU.).

Lo más reciente de Q&A