5 claves para fomentar el pensamiento computacional en las escuelas

226 vistas
lectura 5 mins

Laura Barragán, Directora de Educación y Sociedad del British Council en Colombia; y Paola Muñoz, Gerente de Internacionalización y Relaciones Institucionales de la Universidad EAN, nos cuentan en este artículo la experiencia del Reino Unido en educación STEM y habilidades digitales.

Fomentar el pensamiento computacional desde niños es cada vez más importante. Por eso y para conocer qué está haciendo el Reino Unido en educación STEM y habilidades digitales, una delegación encabezada por el British Council en Colombia e integrada por representantes del sector educativo y productivo a nivel nacional y regional participó de la feria BETT que se llevó a cabo a finales de marzo de 2022.

Más de 20.000 personas participaron de esta iniciativa, antiguamente conocida como la Exposición británica de tecnología y formación educativa.

Si bien existe aún cierta discusión sobre el término “pensamiento computacional”, una de las definiciones más consolidadas es la de Jeannette Wing, que indica que se trata de “los procesos de pensamiento involucrados en la formulación de problemas y sus soluciones, para que éstas se representen de manera tal que puedan efectivamente ser ejecutadas por un agente de procesamiento de información”.

En ese sentido, el foco está en el proceso lógico basado en un conjunto de sub-habilidades propias de la ciencia de la computación, tales como la descomposición, el reconocimiento de patrones, la abstracción, el pensamiento algorítmico. Por tanto, destrezas como la programación no son el fin en sí mismo, sino una manifestación de la habilidad.

STEM EN EL REINO UNIDO

El interés de indagar en los avances de este tema durante BETT se debe a que el gobierno colombiano y el British Council vienen implementando el programa “Coding for Kids” (Programación para Niños y Niñas) desde 2019.

El programa finalizará este año luego de haber formado a más de 20,000 docentes y beneficiado a 1.000.000 de estudiantes. En este tiempo, distribuyó más de 85.000 tarjetas micro:bits en Colombia. Se trata de la microcomputadora que la BBC diseñó para acercar a los estudiantes más jóvenes a la programación.  

Andrés Muñoz, Jefe de la Oficina de Innovación Educativa del Ministerio de Educación de Colombia, y quien formó parte de la misión, resaltó lo siguiente: “Lo más impresionante del caso del Reino Unido ha sido ver de manera tangible un ejercicio de planeación y gestión con horizonte a largo plazo y visión ecosistémica: gobierno, maestros, directivos, sector productivo, gremio EdTech, todos con una visión de transformación educativa orientada a desarrollar los aprendizajes para el futuro, sustentados en promover la educación STEM, el pensamiento creativo y computacional, el trabajo colaborativo y las habilidades socioemocionales. Sin lugar a duda, un caso de referencia en materia de diseño de política pública para países como el nuestro”.

CLAVES DEL SISTEMA INGLÉS PARA FOMENTAR LAS HABILIDADES DIGITALES Y EDUCACIÓN STEM

  1. Pensamiento computacional como una habilidad clave para cualquiera: uno de los argumentos más comunes y relevantes a la hora de justificar por qué enseñar ciencias de la computación desde la escuela es la gran brecha de talento digital. En varios países, sobre todo en Latinoamérica, miles de trabajos en el sector de las Tecnologías de la información (TI) no se pueden suplir con el talento humano existente (ver este estudio para el caso colombiano). Sin embargo, el foco principal para Inglaterra es el de ofrecer oportunidades para que todos los estudiantes aprendan las habilidades básicas del pensamiento computacional, independiente de si escogerán una carrera en áreas STEM o en el sector TIC en el futuro. De hecho, el currículo de ciencias de la computación busca que “los alumnos se alfabeticen digitalmente (sean capaces de usar, expresarse y desarrollar sus ideas a través de las tecnologías de la información y la comunicación) a un nivel adecuado para el futuro lugar de trabajo y como participantes activos en un mundo digital”. Esto se traduce también en la misión de actores importantes del sector EdTech, tales como la  Fundación Micro:bit, que busca “inspirar a cada niño y niña a crear su mejor futuro digital”.  
  2. Currículo, estándares y marco de calidad: Desde la perspectiva de políticas públicas,vale resaltar que desde el 2013, Inglaterra cuenta con un currículo de computación que incluye desempeños específicos para estudiantes desde los cinco hasta los 16 años. Adicionalmente, dado que el alcance de dichos aprendizajes depende de unas condiciones mínimas en infraestructura y servicios, el Departamento de Educación de Inglaterra lanzó dentro de la feria BETT los estándares digitales y tecnológicos para colegios. Esta misma entidad financia el Centro Nacional de Educación Computacional (NCCE por sus siglas en inglés) que implementa distintos proyectos para ofrecer a maestros y estudiantes herramientas para implementar el currículo. También en el marco del BETT, el Centro mostró el reciente Marco de Calidad en la Computación, con el cual los colegios pueden diagnosticar qué tanto se acercan o alejan de las mejores prácticas institucionales relacionadas con la educación computacional para así establecer y priorizar los pasos que lleven a una mejora continua.  
  3. Aprendizaje entre pares: Una importante innovación dentro del ecosistema ha sido la de replicar la buena práctica que tiene Inglaterra de hacer que los procesos de formación docente se lideren desde las escuelas mismas.Para este tema en particular, BETT permitió que conociéramos rectores y maestros asociados con los Centros de Computación Escolares (Computing Hubs en inglés). Con un total de 34 colegios y dos aliados universitarios ubicados en distintas ciudades del país, estos centros ofrecen redes de apoyo para que instituciones con procesos menos maduros puedan aprender de sus prácticas, acceder a formaciones de alta calidad, recibir asesoría de escuela a escuela e incluso obtener becas y financiación para procesos de mejoramiento.
  4. Colaboración interinstitucional, más allá de los colegios: Otra lección importante fue ver cómo diferentes actores del sector productivo, tecnológico y otras organizaciones no gubernamentales se han sumado al propósito común e integran un ecosistema en el que se busca que las oportunidades del mundo digital lleguen a todos a partir de la generación de capacidades en el sector educativo. Por ejemplo, el NCCE mencionado arriba es un consorcio integrado por organizaciones sin ánimo de lucro como Fundación Raspeberry Pi, STEM Learning y BCS (Instituto Colegiado de Tecnología), quienes también aportan recursos. Dichas organizaciones, además del consorcio, operan iniciativas individuales como la de Barefoot Computing, que se enfoca en apoyar a profesores de primaria a través de actividades desconectadas para enseñar el pensamiento computacional.
  5. Inclusión entendida como igualdad de oportunidades para todos: Una preocupación central dentro del trabajo realizado en Inglaterra es cómo lograr que los beneficios digitales y la posibilidad de desarrollar el pensamiento computacional llegue a todos. Así, desde el Marco de calidad mencionado anteriormente, hasta programas específicos como el de TechAbility o iniciativas y estudios como éstos, los distintos actores de este sistema centran su atención en estrategias para atender estudiantes con necesidades educativas especiales, fomentar la equidad entre niños y niñas y ofrecer alternativas de calidad para estudiantes con vulnerabilidad socioeconómica; todos con el propósito de lograr que las ciencias de la computación no contribuyan a ampliar brechas existentes.

Si bien es claro que ninguna de estas iniciativas se puede replicar exactamente en los sistemas educativos latinoamericanos, vale la pena que exploremos cómo estas buenas prácticas se podrían adaptar a los contextos propios y lograr así que el pensamiento computacional no sea algo ajeno a nuestros colegios, sino un peldaño para que cada vez más niñas y niños latinoamericanos puedan también construir su mejor futuro digital.

*Este artículo fue publicado originalmente en el blog Enfoque Educación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID.

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

close

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

Lo más reciente de Noticias