Editorial

Cumplimos un año… caminando

Lo lógico sería decir que este año pasó volando, pero no. Tampoco avanzó gateando, porque no hemos caído al suelo y las rodillas las tenemos intactas.

Más adecuado es decir que el primer año de trabajo de Tekios se quedó en nosotros, no avanza ni retrocede; se quedó allá adentro como un recordatorio que dice de dónde salimos, por qué estamos en lo que estamos, que hay que continuar, que no hay de otra, que somos Tekios, que mañana será mejor.

Desde que Tekios cumplió su primer aniversario, hace solo unos días, las horas se han llenado de reflexiones que nacen de aquel recordatorio sobre el inicio, cuando el mundo pandémico se desarrollaba a discreción, la crisis económica global recrudecía, y en el mundo privado llamábamos al contador para detallarle todo lo que habíamos tenido que dejar atrás, incluidas las emociones que nos llenaron, algunas como un subidón de optimismo irrefrenable, y menos de las que nos gustaría reconocer como tentáculos que nos hacían retomar las aprensiones con las que cargábamos en el punto de partida. ¿No es que todos los creadores de las nuevas y medianas y pequeñas empresas están esa? ¿No es que sobre todo sienten así los periodistas de los nuevos medios de comunicación, llamados “micromedios” para que suene bonito, protagonistas de una industria en crisis desde 2018?

Pero a pesar de que la mascarilla nos recuerda a los más cautos que aún estamos atrapados en un tiempo elástico -te libera y te trae de regreso a las cavilaciones-, hemos aprendido que el mejor antídoto para dejar de estar anclado es salir a caminar, porque la marcha propicia la creatividad y te inyecta energía para defender los sueños.

En la cocina de Tekios caminamos. Lo hemos hecho desde Santiago de Chile hasta Ciudad de México; hemos alcanzado Buenos Aires y luego Madrid. Como escarabajos hemos trepado hasta Bogotá y luego hemos dado un giro para pisar Montevideo. En el periplo incluimos a Lima y San José de Costa Rica, entre tantas otras paradas, todas estaciones de una senda periodística extensa que, a la manera del Camino de Santiago, nos ha permitido encontrarnos con otros peregrinos que pisan tierras extrañas y tecnológicas, abiertos a conversar, a encontrarse en el diálogo, porque Tekios nace de la palabra “tecnología” y del vocablo nahuatl “tequio”, que hace referencia a la contribución o aporte de trabajo que hacen los integrantes de una comunidad para solucionar una problemática específica.

De esa manera hemos caminado durante este año y se nos han gastado las suelas, eso sí, para acercarnos a los que forman la comunidad iberoamericana de innovación. Si por mucho tiempo los periodistas abusaron de mirar desde una atalaya, con nuestros escasos recursos hemos bajado al territorio a escuchar y conectar con otros que sueñan, aunque el tiempo sea proclive a desechar todo lo que huela a buen futuro.

Hablo de aquellos que emprenden como nosotros. Que decaen y se levantan; que perseveran hasta caer rendidos; que los asalta una nueva idea a las 4 de la madrugada y se llenan de optimismo, aunque al otro día anden con los ojos enrojecidos de un vampiro. Si quiere, piénsenos a los 3 fundadores de Tekios también como vampiros sedientos que dejaron atrás el sarcófago y, embetunados en protector solar, se llenan de optimismo cuando entrevistan de día a un nuevo emprendedor, porque no hay nada mejor que caminar, créame, y conversar a la vez.

Desde que Tekios cumplió su primer aniversario, hace solo unos días, las horas se han llenado además de nuevas metas. Vamos a continuar con nuestro paneo iberoamericano, destacando a los actores del amplio ecosistema de emprendimiento tecnológico, desde startups que recién salen del cascarón, hasta esas que descorchan champaña cuando les aflora un cuerno en la frente, y lo que hoy está de moda ante la crisis, sentir alivio por tener joroba de dromedario.

También incluiremos a los trabajadores de esas empresas emergentes, que tendrán mucho que contar sobre el ambiente en que se trabaja en estas, porque es necesario ratificar que eso de “señor colaborador” es mucho más que un eslogan.

Vamos a seguir siendo la casa de las lideresas que destacan en el mundo del emprendimiento, pocas, pero no por falta de talento, sino de oportunidades. También la tienen mucho más difícil en los medios de comunicación, por eso vamos a continuar con la búsqueda de nuevas voces que quieran narrar, debatir, denunciar, incomodar o celebrar, mujeres que tienen los ojos enrojecidos como nosotros, que defienden sus planes y una agenda, y se despiertan a las seis de la mañana a levantar a sus hijos, mientras repasan mentalmente los temas de una reunión en la que se les exigirá brillar o simplemente nada, al inicio el día.

Seguiremos enfocados en los temas de la sostenibilidad, la inclusión de los grupos minoritarios, la democratización de la salud, la educación o las finanzas; la concreción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, incluidos la igualdad de género, los derechos de los trabajadores, la dignificación del talento senior, el apoyo a la tercera y cuarta edad, a los discapacitados, el comercio justo, la acción por el clima, entre muchos otros temas ineludibles.

En la cocina de Tekios, donde les conté que se camina, nos hacen falta reparaciones, nuevas herramientas, más personal, una llave gotea en el baño, y como la demanda la tenemos, nos golpean a cada instante la puerta de los vampiros, ha llegado el momento de sumar a algunos invitados a la cocina. Cómplices de ruta que puedan sentirse representados con la línea editorial de Tekios, su vocación iberoamericana, independiente, reflexiva y convocante. Si tú eres una o uno de esos, tenemos té, mate y un vinito si nos apuras, la mesa es grande en la cocina, y como nos gusta decir: conversemos.

La invitación de Tekios a la comunidad de emprendedores, startups, bigtechs, fondos de inversión, universidades, bancos u organismos multilaterales, también la haremos extensiva a sus integrantes para que formen parte de los eventos temáticos que realizaremos en 2023. Citas donde analizaremos tendencias, desempeños industriales o desafíos del ecosistema, todo esto con el acompañamiento y la mediación de nuestro equipo editorial, todos con un amplio conocimiento en la dinámica innovadora que se alza en la región.

Lo lógico sería decir que este año pasó volando, pero no. No avanza ni retrocede, pero nos hace bien que se haya quedado allá adentro como un recordatorio que dice de dónde salimos, por qué estamos en lo que estamos, que hay que continuar, que no hay de otra. ¿Qué opinas tú? ¿Pasó volando? ¿No te hizo ni cosquillas o te dejó mareado, viendo estrellitas? Si te sirve de algo, nosotros somos Tekios, y a pesar de que acá adentro hay una llave que gotea, los 3 vampiros creemos que mañana será mejor.
Keep walking!

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

close

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

Editor Jefe y Cofundador de Tekios. Es periodista y escritor. Especializado en la cobertura periodística de las industrias relevantes en Latinoamérica, fue Editor General de AméricaEconomía para Latinoamérica, y antes, Director de Contenidos del matinal ciudadano de Ecuavisa en Ecuador, y editor en el diario digital El Mostrador de Chile.
Ha colaborado con SOHO (Colombia), Vistazo (Ecuador), LABSnews (Brasil), La Nación Domingo, Fibra y Plan B (Chile), o Rest of World (EE.UU.).