8M: 5 cosas para que un liderazgo genere espacios inclusivos más allá del techo de cristal

303 vistas
lectura 3 mins

Por Astrid Mirkin, VP de Markets para Spanish Speaking LatAm en Rappi.

El Día Internacional de la Mujer nos invita a reflexionar, escuchar y tomar conciencia de la desigualdad que aún hoy persiste en la sociedad. Durante el mes de marzo es habitual encontrarnos en los medios con distintas historias de mujeres que han conquistado espacios “típicamente masculinos” o que alzaron la voz contra creencias e injusticias para ser respetadas y escuchadas en diversos ámbitos de la vida, como lo es el de los negocios. Historias en las que fácilmente nos podemos ver reflejadas e identificadas, porque la mayoría de nosotras hemos pasado por situaciones similares o conocemos a una compañera que lo haya vivido.

Suscríbete a nuestro newsletter

De acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sólo el 28% de los puestos gerenciales y de liderazgo en las organizaciones a nivel mundial están ocupados por mujeres. Si analizamos la brecha salarial en Chile, según la Superintendencia de Pensiones, a nivel nacional el ingreso promedio de los hombres en 2022 fue un 14% superior al de las mujeres. Cifras que, en definitiva, demuestran que aún queda mucho camino por andar dentro del mundo corporativo. 

Hace tiempo que las mujeres estamos repensándonos a nosotras mismas, nuestros roles y deseos. Para muchas, desarrollarse profesionalmente es una prioridad y el gran sueño es hacerlo en un ámbito en dónde el género no sea una limitante. Además de las políticas internas que pueda llevar adelante cada compañía, como líderes es fundamental asumir que tenemos un lugar central para generar un cambio verdadero, romper las paredes de cristal y derribar aquellos obstáculos que afrontan las mujeres en el ascenso de su carrera profesional. Por eso, quería compartirles algunas acciones y consejos que considero que todos los y las líderes deberíamos tener en consideración para la generación de espacios inclusivos:

  1. Ser consciente de tus propios sesgos. Para realizar un cambio, primero hay que identificar aquellas cosas que debemos ajustar. Conocer los sesgos inconscientes y prejuicios que nos atraviesan es el paso necesario que todo líder debe dar si desea ejercer su rol de manera inclusiva. El Test de Asociación Implícita (TAI) es una buena herramienta para detectarlos y se puede realizar de forma gratuita.
  2. Utilizar un lenguaje común. Al momento de fijar metas, explicar tareas, asignar roles o realizar diagnósticos es común que como líderes brindemos ejemplos cotidianos o recurramos a analogías sobre temas de nuestro interés. Debemos entender que no todos los miembros que componen el equipo saben necesariamente de deporte, arte, espectáculos. Para que exista una verdadera comunicación y las consignas sean claras, debemos pensar y enunciar ejemplos comunes al equipo.
  3. Observar el comportamiento de las personas durante las reuniones. No se trata de analizar quién está prestando atención en una ponencia, sino que hagamos uso de la escucha activa y tengamos en cuenta las dinámicas grupales que pueden estar operando en mesas de trabajo. ¿A las mujeres de tu equipo se las interrumpe más que a los hombres cuando están hablando? ¿Se les exige más o se espera que un otro valide lo que está diciendo? Conocer el comportamiento de tu equipo va a dotarte de información para tus reuniones uno a uno y podrás invitar a que se lleven a cabo otras dinámicas en el equipo.
  4. Proponer actividades de socialización inclusivas. Es recomendable que alternes los horarios y lugares de encuentro por fuera de la oficina para que todos los miembros del equipo puedan asistir y no estén limitados por su estilo de vida o responsabilidades familiares. 
  5. Salarios equitativos. Hay que tomarse un momento para revisar las escalas salariales de las distintas personas que son parte de tu equipo, para evaluar si hay inequidades en personas que tienen las mismas responsabilidades y tareas. En caso de que ocurra, debemos sincerarnos y preguntarles al resto de los líderes los motivos y causas de tales diferencias y poder accionar alguna solución. Al otorgar incrementos salariales, también debemos asegurar que exista una equidad. Co-crear con las mujeres de tu equipo un plan de carrera concreto y preguntarles qué quieren de sus funciones actuales y en el futuro cercano, abrirá sus puertas ofreciendo proyectos de alta visibilidad en los que puedan desafiarse y desarrollarse.

Contemplar los diferentes procesos que atraviesan las personas, asumir nuestros roles, capacidad de acción y responsabilidad son pasos necesarios para hacer de este mundo un lugar menos injusto. Como dijo la pensadora francesa Simone de Beauvoir: “Las restricciones que la educación y la costumbre imponen a la mujer limitan su poder sobre el universo”. 

Suscríbete a nuestro newsletter