Mercado Libre ingresa al negocio de las cripto: ¿la solución para volver a ser rentable?

775 vistas
lectura 3 mins

Por Nicolás Martínez Alvear, académico de Finanzas, Escuela de Negocios, Universidad Adolfo Ibáñez (Chile).

Para Mercado Libre, el gigante latino de la venta online, las criptomonedas no son algo nuevo en su market place, pero tener una moneda digital propia, sin duda, es una novedad tremenda.

Mercado Libre había tenido un crecimiento significativo en ingresos los últimos años, pero antes de llegar a ser un coloso con valor bursátil de US$43 mil millones, en agosto de 2022, y de US$98 mil millones tan solo un año antes, su máximo histórico, la firma había dejado de pagar dividendos el año 2018.

No solo sufría la debacle bursátil de las empresas tecnológicas durante 2022, cuando una parte muy importante de estas acciones soportaba notables caídas, sino un problema que parecía ser precedente. La compañía no obtuvo ganancias en los años 2018, 2019 y 2020, una poderosa razón para haber cortado su política de dividendos, a pesar de obtener ingresos de un poco menos de US$1,4 mil millones en 2017, y luego cinco veces, tan solo cuatro años después.

En medio de este escenario, la recientemente anunciada Mercado Coin será la criptomoneda de Mercado Libre y estará montada sobre la plataforma de Ethereum: la segunda criptomoneda de mayor valor bursátil en el mundo. La compañía informó que una de las razones más importantes para comenzar a utilizar su propia criptomoneda es mejorar el programa de fidelización de clientes, recompensando a los compradores fieles con dichos activos digitales.

Inicialmente, la criptomoneda solo sería utilizada en el mercado brasileño, pero eso podría expandirse al resto de los países donde opera Mercado Libre, en la medida en que la moneda tenga un valor más sólido, mayor volumen de transacción (liquidez) y se pueda negociar de forma generalizada.

Dar el paso hacia los activos digitales y las fintech va en la dirección que parece indicar el mercado, pero los cuestionamientos surgen como en la mayor parte de los cambios significativos en la historia. Uno de los mayores temores respecto a las criptomonedas es la volatilidad, pero a veces en finanzas dicha incertidumbre no es equivalente a riesgo. Más todavía, existen ciertas monedas conocidas como stable coins cuyos precios se mantienen pegados al dólar estadounidense. El top three por valor de mercado de estas criptomonedas incluye a Tether (USDT), USD Coin (USDC) y Binance USD (USDB), con una liquidez total de casi US$140 mil millones y un volumen diario de transacción de más de US$60 mil millones, ambas cifras en agosto de 2022.

Solucionado el problema de la estabilidad -que ni siquiera debería ser así, porque los precios de Mercado Libre podrían actualizarse rápidamente en línea con los cambios de su criptomoneda-, el siguiente punto a favor de tener su propia criptomoneda podría ser la inflación. A diferencia de las monedas tradicionales o fiat money, las criptomonedas pueden controlar la inflación de forma mucho más rápida reduciendo la oferta de estas, lo que habitualmente se conoce como «quemar» estas monedas digitales. Esto sería un punto significativo para la operación de Mercado Libre; mal que mal, a pesar de que sus acciones coticen en la Bolsa electrónica de Estados Unidos NASDAQ, la empresa es argentina y el país lleva casi dos décadas de pelea con la inflación. Corrijo, de batalla contra la hiperinflación.

Por otra parte, considerando que el margen de utilidad neta sobre ingresos el año 2021 había sido de solo un 1,35%, posiblemente disminuir el gasto asociado a medios de pago como tarjetas bancarias, procesamiento de pago y portales de internet podría generar una mejoría notable. Por ejemplo, si hoy dicho costo fuese un 2% de los ingresos, al reducirse a 1% (es incluso menos en el exchange más grande de criptomonedas en el mundo, Binance) la utilidad de última línea podría crecer un 74%.

En muchos otros casos, las criptomonedas y otros activos digitales o asociados al blockchain han sido una solución importante por seguridad, velocidad, convertibilidad y anonimato, entre otras ventajas. Los más grandes exchanges de criptomonedas a través del mundo han creado sus propias monedas para reducir las comisiones por transacción y dar estabilidad a sus sistemas de negociación. Por ejemplo, Binance tiene BNB, que es la sexta criptomoneda más valiosa del mundo, con un market cap de US$46 mil millones en agosto de 2022, seguida de USDB, también de Binance, con market cap de US$19 mil millones.

Así, solamente el mantenerse como la moneda de curso incentivada en ciertos market places, como Mercado Libre lo comienza a hacer, podría otorgarle una penetración de mercado significativa a la criptomoneda y ser una excelente iniciativa de capturar más clientes, al menos hasta que otros competidores como Amazon.com, Alibaba o eBay decidan hacer su propia jugada en estas arenas.

Regístrate y recibe nuestro newsletter semanal

close

Regístrate y recibe nuestro newsletter semanal