Trabajadores autónomos: ¿cómo pueden convertirse en e-lancer en A. Latina y el Caribe?

454 vistas
lectura 7 mins

Por Maria Victoria Fazio es economista y trabaja como especialista en la División de Mercados Laborales del BID.

No es secreto para nadie que las nuevas tecnologías han revolucionado los mercados laborales en los últimos años. Por un lado, las tecnologías de automatización han agilizado los procesos de producción con robots que hacen más eficiente el trabajo de los humanos, desde preparar hamburguesas hasta ensamblar vehículos. Además, las tecnologías de intermediación han potenciado la conexión entre oferta y demanda de una manera nunca antes imaginada con algoritmos que hacen todo más fácil. Trasladarse de un lugar a otro, pedir una cena delivery (con envío a domicilio) y reservar hospedaje para nuestras vacaciones, por nombrar algunos ejemplos, son algunas de las cosas cotidianas que cambiaron para siempre gracias a estas tecnologías.

DEL FREELANCING AL E-LANCING

El mundo del trabajo también cambió gracias a las tecnologías de intermediación. El trabajador autónomo, por cuenta propia o freelancer, que ofrecía sus servicios profesionales de forma independiente o de forma autónoma y sin tener un contrato con una empresa, ahora cuenta con plataformas como Freelancer.com, Upwork o Workana que le permiten acceder a un universo de clientes potenciales mucho más grande de lo que nunca soñó. Si antes un freelancer dependía del ‘boca a boca’ para dar a conocer sus servicios en su ciudad, ahora cuenta con un portal que le permite llegar a personas y empresas del mundo entero que pueden estar interesadas en contratarle para un proyecto.

Es así como nace el e-lancing, que no es más que la evolución del freelancing en el entorno digital y es especialmente atractivo para profesionales en áreas de trabajo como diseño web, atención al cliente y marketing digital (incluyendo gestión de redes sociales), que por su naturaleza pueden llevarse a cabo de forma remota.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS DE SER E-LANCER

Más allá de lo atractivo que suena ser nuestro propio jefe y trabajar en nuestro propio tiempo y desde cualquier lugar del mundo, sin preocuparnos nunca más por ir a una oficina, es importante entender que al final del día el e-lancer es un trabajador independiente, por cuenta propia o autónomo. Esto en efecto puede traer un montón de beneficios, pero también es fundamental tomar en cuenta algunas consideraciones.

Ventajas

Quienes trabajan en las plataformas de e-lancing toman tantos trabajos como quieran y tienen la potestad de fijar sus condiciones laborales de acuerdo a las especificaciones de cada proyecto.

Esto a menudo se traduce en flexibilidad horaria, lo que puede facilitar el balance vida-trabajo para quienes tienen responsabilidades en el hogar; como son las mujeres en muchos casos. Ya que puedes manejar tu propio tiempo, también puedes dedicar tiempo a tus estudios, tus pasatiempos o hobbies, incluso a tener un empleo tradicional de 9 a 5 y hacer e-lancing en las noches para complementar tus ingresos. 

También significa que puedes trabajar desde cualquier parte del mundo; lo cual, junto con el trabajo remoto o teletrabajo, ha dado pie a lo que hoy se conoce como nómadas digitales. Teniendo en cuenta estos beneficios, no es sorpresa que el e-lancing se haya vuelto tan popular en los últimos años.

Desventajas

A pesar de que suena idílico, también hay que entender que en el mundo del e-lancing no cuentas con un salario fijo cada mes. Como tu pago depende del trabajo realizado, debes estar constantemente enviando propuestas para conseguir nuevos proyectos en un entorno sumamente competitivo y así poder generar un ingreso relativamente estable, lo que requiere perseverancia y actitud emprendedora. 

Por otro lado, como e-lancer no tienes acceso a seguridad social por parte del cliente que te contrata, por lo que debes entender cuál es el proceso para cotizar en la seguridad social de tu país como trabajador independiente. Además, no tienes acceso a beneficios de un empleo fijo como vacaciones pagas o una póliza colectiva de seguro de salud. También debes pagar los gastos relacionados con tu trabajo, incluyendo la compra de equipos tecnológicos, el pago de servicios públicos e incluso una membresía en espacios de trabajo estilo coworking (espacios de trabajo compartido), que se prestan muy bien para este tipo de trabajo.

¿QUÉ HABILIDADES SON RECOMENDABLES PARA SER E-LANCER?

Son muchas las ocupaciones que tienen cabida en las plataformas de e-lancing. De hecho, por su naturaleza versátil, en estas plataformas se habla más de habilidades que de ocupaciones en sí.

Esto las hace ideales para personas que han completado su formación profesional a través de cursos más cortos que las tradicionales carreras universitarias, como son los famosos bootcamps

En líneas generales, las habilidades técnicas más demandadas en el mundo del e-lancing tienen que ver con desarrollo web, traducción, redacción, creación de contenidos, inteligencia artificial, atención al cliente y SEO. 

Por otro lado, el manejo del idioma inglés es un aspecto clave para poder navegar las plataformas que están mejor posicionadas y tener acceso a los trabajos que mejor pagan.

Más allá de las habilidades técnicas, el e-lancer debe tener una personalidad muy particular. Ser e-lancer amerita contar con habilidades blandas como creatividad, resolución de problemas, comunicación efectiva, responsabilidad, disposición a aprender y capacidad para trabajar de manera independiente. 

Además, como hablábamos en líneas previas, ser e-lancer implica estar en una búsqueda constante de nuevos clientes, lo que amerita disciplina pero también capacidad de autopromoción. Sin duda el portafolio es muy importante para el perfil del e-lancer (especialmente para un diseñador gráfico, por ejemplo), pero la llamada ‘reputación digital’ que se va creando a medida que sus clientes le van dejando reseñas y calificaciones por su trabajo también es vital.

EL E-LANCING EN AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

A pesar del auge que están teniendo las plataformas de e-lacing a nivel mundial, las escasas estadísticas disponibles muestran que esta modalidad de trabajo es todavía incipiente en América Latina y el Caribe. 

Por ejemplo, para 2017 Argentina y Brasil eran  los  únicos países latinoamericanos en el ranking de los 20 países con más e-lancers trabajando para empleadores en Estados Unidos de Upwork. Jamaica es el país con más e-lancers en relación al número de habitantes, mientras que Brasil, México, Colombia, Argentina y Venezuela son los países con mayor número de e-lancers en términos absolutos. Para que toda la región pueda capitalizar las oportunidades que se presentan en esta nueva economía, es necesario diseñar e implementar programas de formación que preparen a las personas en las habilidades más demandadas en el ámbito del e-lancing. 

PROGRAMA PILOTO DEL BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO

Con la intención de entender cómo conectar a jóvenes de América Latina y el Caribe con las oportunidades disponibles en las plataformas de e-lancing, en 2019 el Gobierno de El Salvador recibió apoyo del BID para implementar un programa piloto.

De la mano con la empresa experta Wisar, jóvenes salvadoreños profesionales en desarrollo web, diseño gráfico y marketing digital aprendieron sobre aspectos determinantes para triunfar como e-lancers, incluyendo creación de perfiles en las plataformas, preparación de propuestas, y determinación de tarifas por el trabajo realizado. 

Un elemento sumamente valioso de este piloto fue la figura de los tutores que monitoreaban el progreso de los participantes, les ayudaban a elaborar sus propuestas y les brindaban retroalimentación sobre las tareas puntuales que debían hacer para completar los módulos de formación. Asimismo, el piloto ofreció a los participantes la oportunidad de desarrollar proyectos prácticos que les permitieron incursionar activamente en el mundo del e-lancing. Más información sobre el programa aquí.

El piloto implementado en El Salvador ofreció resultados muy prometedores para apoyar a profesionales independientes por medio de las tecnologías de la información. Tanto así, que el BID, el gobierno de El Salvador y Wisar están desarrollando una segunda cohorte para expandir el alcance a más personas y entender mejor el impacto a largo plazo de esta modalidad de trabajo remoto.

La mayoría de los participantes del primer piloto reportaron no conocer esta alternativa de trabajo antes de entrar al programa, por eso es importante orientar esfuerzos a que más personas entiendan el alcance y los resultados que puede tener ser e-lancer. 

Los participantes también describieron beneficios importantes de participar. Entre los testimonios destacan: «Es reconfortante saber que personas que están en países tan diferentes al nuestro pueden utilizar nuestros servicios y estar contentos con ellos», como nos comentó un cursante. «En este momento en que estoy terminando mi carrera, veo el e-lancing como algo que puedo hacer después de las clases que me va a ayudar a generar ingresos y tener experiencia», fue la evaluación de otra beneficiaria. 

Estos relatos muestran el tipo de beneficios que tiene expandir estas modalidades de generar ingresos en la región, especialmente para personas jóvenes que requieren aumentar sus primeras experiencias laborales, e incluso para promover la inclusión laboral de personas que suelen enfrentar barreras para encontrar empleo, como las mujeres y las personas con discapacidad. 

En definitiva, si estás en la región y ya tienes las habilidades digitales demandadas en las plataformas de trabajo remoto que comentamos en este blog, además de las herramientas de conectividad, ya cuentas con una buena base para ingresar a este mundo de e-lancing. 

*Este artículo fue publicado originalmente en el blog Factor Trabajo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y escrito en conjunto con Gabriela Aguerrevere, profesional del desarrollo internacional, especializada en gerencia de proyectos sociales, alianzas multisectoriales, recaudación de fondos y comunicación estratégica. Cuenta con más de 10 años de experiencia en ONG y organismos multilaterales en Venezuela y los Estados Unidos, incluyendo el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial y UNICEF. Actualmente se desempeña como gerente de Alianzas Estratégicas e Impacto en Impact Hub Caracas.

Regístrate y recibe nuestro newsletter semanal

close

Regístrate y recibe nuestro newsletter semanal