Acceso, competencias y obstáculos reglamentarios, los nudos que deben solucionar los pagos digitales en América Latina

214 vistas
lectura 3 mins

El informe «Acelerando los pagos digitales en América Latina y el Caribe» reúne las conclusiones del Banco Interamericano de Desarrollo, BID Lab y del Foro Económico Mundial sobre las barreras que permanecen en la región para democratizar este tipo de pagos.

Entre el primer y el segundo trimestre de 2020, el tráfico de los sitios web de comercio electrónico de 5 de los principales mercados de la región creció más de un 150%, y los pagos digitales se convirtieron por primera vez en el principal método de compra. La tendencia no es nueva, pero sí se ha acelerado a partir de la pandemia.

El número de tarjetas en circulación, por ejemplo, aumentó de manera constante en los últimos 15 años, de US$800 millones en 2007, a US$1.800 millones en 2021; y el volumen de pagos realizados con tarjetas pasó de US$200.000 millones en 2007, a US$1 billón en 2021, con un pico en dicho año. Además, los nuevos pagos, más rápidos o en tiempo real, y los pagos mediante códigos QR, están ganando cada vez más popularidad.

Fuente: Euromonitor, Financial Cards and Payments in Latin America [base de datos].

Para el informe de BID Lab, los pagos digitales representan un aspecto fundamental de la actividad económica, la inclusión financiera y el crecimiento empresarial en la región. De ahí la importancia que tiene acelerar su adopción en toda la región después del impulso que le dio la Covid-19.

«A medida que la economía digital se va convirtiendo en la norma, los servicios básicos universales, como la educación y la asistencia médica, también están adoptando las tecnologías digitales y teniendo lugar en línea. Los pagos digitales son cruciales para posibilitar esta transformación tanto a nivel nacional como transfronterizo. Sin embargo, persisten numerosos desafíos que impiden la generalización del uso de los pagos digitales en toda la región», explica el prólogo del informe, escrito por Irene Arias Hofman, CEO de Bid Lab, y Ziyang Fan, director de Comercio Digital Foro Económico Mundial.

BARRERAS

Los obstáculos que deben sortear los pagos digitales en la región se pueden dividir en tres categorías:   

*Acceso a los pago digitales

El acceso fiable y de bajo costo a Internet y a la banda ancha móvil es uno de los pilares fundamentales de la digitalización. El conocimiento y acceso a esos productos y servicios disponibles es tan importante como el acceso a la infraestructura, el hardware necesario para realizar pagos, las terminales de punto de venta o los lectores de códigos QR.

Además, explica el informe: «Los requisitos relativos al conocimiento de los clientes, excesivamente estrictos, han dificultado el acceso a cuentas y productos de pago en las entidades financieras».

*Obstáculos reglamentarios

La regulación, obsoleta o excesivamente onerosa, unido a la falta de normalización, ha frenado el crecimiento de los pagos digitales y la innovación en este ámbito, asegura el estudio.

Los marcos reglamentarios pueden impedir el acceso al mercado de los proveedores de servicios financieros digitales de naturaleza no bancaria (como los facilitadores de pagos o las fintechs), aunque tan solo el 44% de los países de América Latina manifiesta contar con un marco regulador para este tipo de entidades.

La banca abierta, además, las carteras digitales o las criptomonedas están planteando nuevos desafíos a los organismos reguladores.

*Acceso al mercado y competencia

Existen estrictos requisitos de licencia, exigencias de capital y normas relativas al tratamiento en el ámbito nacional y a los datos, que obstaculizan la aceptación de los pagos digitales. Porque las políticas gubernamentales o la regulación pueden crear barreras de entrada para los proveedores de servicios de pago que intentan innovar en el mercado.

SOLUCIONES

Según el informe, la cooperación entre los sectores público y privado podría conducir a prácticas reglamentarias mejor informadas; los acuerdos internacionales sobre comercio digital podrían reducir aún más las barreras del mercado; y las mejores prácticas reglamentarias podrían, a su vez, fomentar en mayor medida la innovación.

A partir de ese enfoque holísitico e integral, el informe del BID definió 4 recomendaciones:

  • Establecer buenas prácticas reglamentarias para reducir los obstáculos de mercado y promover la innovación: fomentar la interoperabilidad, adoptar normas industriales a escala mundial y promover la creación de unas condiciones equitativas en el ámbito de los pagos digitales y los servicios financieros son las bases necesarias para un ecosistema de pagos digitales próspero.
  • Estimular la colaboración entre el sector público y el sector privado: las innovaciones se están acelerando en el terreno de los pagos. Para garantizar que esta transformación sea inclusiva, sostenible y segura, los sectores público y privado deben trabajar juntos para desarrollar productos y servicios que satisfagan las necesidades de los particulares y las empresas.
  • Explorar acuerdos en el ámbito del comercio electrónico para garantizar la seguridad de los pagos digitales transfronterizos: los organismos reguladores pueden estudiar la posibilidad de formalizar su compromiso con las normas internacionales en acuerdos comerciales que fomenten la adopción y promoción de normas internacionales que posibiliten la interoperabilidad técnica y de las redes.
  • Facilitar la innovación y el desarrollo de nuevas tecnologías: las innovaciones tecnológicas están creando nuevas oportunidades para los pagos digitales y el comercio, además de eliminar obstáculos importantes. Los gobiernos pueden facilitar la innovación mediante el diseño de regulaciones y políticas flexibles que promuevan unas condiciones equitativas para todos los agentes involucrados.

*Lee el informe completo aquí.

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

close

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

Cofundador de Tekios, es ingeniero industrial y periodista. Tras una larga experiencia en México y en Colombia en los sectores financiero, manufacturero e inmobiliario, hace más de una década publica en diferentes medios de América Latina: Milenio, El Universal, Expansión, Chilango, Animal Político (México); CNN y Esquire (Latam); Clarín (Argentina); Semana, Cromos (Colombia). Fue corresponsal de AméricaEconomía en México. Su continua búsqueda de historias originales y trascendentes dentro del periodismo de economía y negocios, lo llevaron al encuentro con las tecnologías disruptivas y su gran poder transformador para la región.

Lo más reciente de Reportajes