/

Workertech: el mundo de las aplicaciones y los servicios digitales que dan beneficios y buscan proteger a los trabajadores

Iniciar
lectura 14 mins

Las nuevas modalidades flexibles de empleo, una tendencia que se ha consolidado en los últimos años, han impulsado la creacion del Workertech, un concepto que engloba los servicios digitales que buscan mejorar las protecciones sociales y la productividad de los trabajadores.

El trabajo asalariado tradicional cambió. Las fuentes de ingreso y las formas de vida de millones de personas parten ahora de relaciones laborales no convencionales, y no solo del tiempo completo y contratos indefinidos como solía ser la norma de hace algunos años.

Estas nuevas modalidades de trabajo incluyen el empleo a demanda de los trabajadores de la economía gig, el empleo temporal, el trabajo a tiempo parcial, la relación de trabajo multipartita y el trabajo autónomo económicamente dependiente. La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define el crecimiento del empleo en plataformas como una de las transformaciones más importantes en el mundo del trabajo durante la última década. 

En este contexto de crecimiento de las formas atípicas de trabajo y amplios retos para los trabajadores independientes emerge el Workertech, un concepto que engloba los servicios digitales que ofrecen a los trabajadores independientes beneficios, prestaciones, acceso a sistemas de protección y/o defensa de sus derechos para los trabajadores.

La publicación Workertech: Cómo la tecnología puede mejorar los empleos emergentes en América Latina y el Caribe, del laboratorio de innovación del Grupo Banco Interamericano de Desarrollo (BID Lab), trata de definir este concepto de origen europeo, pero que «es relevante para América Latina y el Caribe, sobre todo cuando la región está sufriendo significativamente el tema de desempleo por la pandemia».

«Es importante destacar que las aplicaciones y servicios de Workertech son independientes de las plataformas digitales laborales y de los proveedores de trabajo en general. Por ello ofrecen una vía para proporcionar a la persona acceso a beneficios y protecciones sin crear un vínculo de empleado-empleador tradicional con la plataforma, manteniendo su condición de trabajador independiente», aclara el estudio.

En Tekios reunimos algunos de los aspectos más interesantes de la publicación y reseñamos los ejemplos más representativos del Workertech en América Latina. 

RESPUESTA A UN MERCADO CRECIENTE

«La controvertida tendencia de las plataformas a clasificar a sus trabajadores como contratistas independientes impacta negativamente en los derechos individuales y colectivos de estos trabajadores, y en su capacidad de acceder a los esquemas de protección social y potencialmente en los ingresos fiscales de los estados. El desequilibrio de poder entre plataformas y trabajadores inherente a la arquitectura de la mayoría de las plataformas aumenta aún más la preocupación sobre la erosión del contrato social, los derechos de los trabajadores y el poder de negociación colectiva. Por lo tanto, los gobiernos se enfrentan a un delicado acto de equilibrio: alentar la innovación y al mismo tiempo proteger los derechos de los trabajadores, así como los intereses de las empresas y los consumidores», dice la introducción al estudio, informe que añade: «En toda esta situación hay que añadir los impactos del Covid-19 que ha acelerado tendencias preexistentes y ha añadido urgencia a debates que parecían irresolubles».

El estudio de BID Lab insiste en que las nuevas modalidades de trabajo han estado menos o nada protegidas, mientras varias plataformas, como Workana o Rappi, han visto incrementar sus usuarios en busca de oportunidades laborales y las aplicaciones de delivery se han convertido en esenciales durante las fases más duras del confinamiento para los particulares. 

Y es que el mercado laboral de este tipo aumenta día tras día en la región. Uber México tiene más de 250.000 socios conductores, con presencia en más de 40 ciudades del país, el cuarto mercado mundial en número de viajes, sólo detrás de Estados Unidos, Brasil e India. En Colombia posee 88.000 socios conductores; en Chile, 70.000; en Perú, 38.000.

Rappi tiene 200.000 repartidores en los 9 países de América Latina donde opera.

170.000 trabajadoras domésticas conforman la comunidad de Zolvers en los varios países donde opera (Argentina, México, Chile y Colombia).

En Chile, DiDi registra 120.000 socios conductores inscritos en el servicio exprés.

Workana cuenta con 2,5 millones de freelancers registrados (2019) y casi duplica anualmente el número de suscriptores desde su fundación en 2012.

Todo esto mientras en América Latina y el Caribe, de un total de 292 millones de personas empleadas, 158 millones trabajan en condiciones de informalidad, equivalente a una tasa promedio regional de 58% (BID, 2020). «Workertech puede ser un aliado en la formalización de parte de este empleo informal. Por ejemplo, la plataforma Zolvers, que conecta trabajadores del hogar con clientes, también facilita la automatización del pago del sueldo y del aporte a la seguridad social», dice la publicación del BID.

El estudio plantea una duda habitual al conocer la oferta de servicios Workertech: «si no significa una privatización del sistema de protecciones sociales de las personas trabajadoras. ¿Cómo encaja la regulación del sector público y su rol de rector del sistema laboral con todas estas nuevas tecnologías?». El BID Lab responde: «El riesgo es que se desarrollen dos mundos paralelos, segregando aún más los mercados laborales».

Y añade: «Otra lectura de la misma pregunta es ¿qué puede aprender el sector público de los servicios WorkerTech, sobre la digitalización y personalización de los servicios de apoyo a las personas trabajadoras, empleadas e incluso las desempleadas? En muchos países con recursos limitados para la prestación de estos servicios, la digitalización representa una oportunidad de optimización respecto a las soluciones actuales, pensadas y diseñadas para otro modelo laboral».

El estudio explica cómo en Chile, Colombia, Argentina o Perú ya se habían iniciado debates acerca de potenciales mejoras en las coberturas en el acceso a servicios de salud, accidentes, pensiones, etc., para los trabajadores de plataforma, desde antes de la consolidación de los Workertechs. 

¿QUÉ OFRECE EL ECOSISTEMA WORKERTECH?

Workertech puede cubrir una o más funcionalidades, uno o más beneficios y prestaciones:

  • Acceso a coberturas y derechos laborales básicos como seguro médico, vacaciones, pensiones, etc.
  • Productividad y desarrollo profesional.
  • Organización colectiva tanto a nivel sindical como a nivel profesional.

Por el momento los ámbitos donde el BID encontró el mayor número de iniciativas Workertech son: 

*Representación y acción colectiva: Los conductores de aplicaciones han creado iniciativas como Independent Drivers Guild (Nueva York y Chicago), United Private Hire Drivers (Reino Unido) o Acua (Chile). 

*Servicios financieros y tareas administrativas: son proyectos del universo fintech. Empresas como Earnin o Instant Financial (Estados Unidos) ofrecen un porcentaje de las ganancias disponibles inmediatamente después de que un trabajador haya terminado su turno.

*Desarrollo de edtechs: Un ejemplo son las plataformas para sus proveedores como ha hecho Uber en México a través de las soluciones tecnológicas de MindFlash para sus conductores. Pero existen otras modalidades: algunos usuarios expertos que deciden abrir un negocio creando una oferta formativa para otros usuarios que usan la misma plataforma. O los freelancers que se forman en todo tipo de conocimientos en espacios como OpenClassRooms, General Assembly, Domestika. O la formación para transicionar trabajadores a otro tipo de trabajos. Un caso ejemplar es el de LevelUP, un proyecto para capacitación digital con apoyo de Google. Guild Education, el unicornio estadounidense, tiene un acuerdo con Lyft para que los conductores accedan a descuentos de matrícula en universidades.

JUGADORES WORKERTECH EN AMÉRICA LATINA

El estudio de BID Lab enumera algunas de las incipientes pero sólidas iniciativas Workertech que muestran la diversidad de servicios que existen en la región. Estas son:

HERU – MÉXICO

La startup se enfoca en mejorar la calidad de vida de quienes trabajan independientemente. La aplicación da acceso a servicios y beneficios hechos a la medida del trabajador: administrar finanzas, declarar impuestos mensuales, asegurar ingresos, entre otros servicios. 

La startup fue fundada en México por Stiven Rodríguez y Mateo Jaramillo, dos exempleados colombianos de Uber. Recientemente recibió una inversión de US$1,7 millones desde Y-Combinator.

NIPPY – ARGENTINA 

Sus servicios están enfocados en el colectivo de inmigrantes venezolanos que en muchos países de América Latina usan las aplicaciones de delivery como fuente de trabajo.

Ha realizado acuerdos con aplicaciones en Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay.

Ofrece soluciones para los trabajadores de plataforma en formación, seguros, bancarización y asesoramiento legal, contable y migratorio, además de otras herramientas de trabajo.

La startup cordobesa fundada por Diego Amondaray fue seleccionada entre las 100 mejores startups del mundo por Global Entrepreneurship Network hace un par de meses.

CappLATAM – REGIONAL – Comunidad Latinoamericana de Conductores de Aplicaciones

Es un medio digital con información básica y actualizada enfocado en aplicaciones para conductores y repartidores. Un portal dedicado a simplificar y centralizar datos de interés para los conductores y repartidores en temas como proceso de registro, requisitos y documentos solicitados según el país, datos de contacto de sus oficinas así como alternativas laborales.

Pulpo.life – EL SALVADOR

La startup salvadoreña Pulpo ofrece un paquete de seguros médicos hechos a medida para conductores, repartidores y emprendedores independientes con una oferta de valor 80% más baja que la habitual.

«Un tercio de la población está bancarizada y hay dos tercios que no son atendidos», dijo Jose Luis Barreto, cofundador de la compañía, a el diario El Mundo de su país.

ZOLVERS – ARGENTINA

Fue fundada en Argentina por Cecilia Retegui y ya se extendió a México, Chile y Colombia.

Es una plataforma para contratar empleadas domésticas por hora o por semana, cuidadores para un adulto mayor, así como profesionales para reparaciones del hogar. 

BBVA México estableció hace poco una alianza con la plataforma para que las empleadas del hogar puedan acceder a servicios bancarios.

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

close

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

Cofundador de Tekios, es ingeniero industrial y periodista. Tras una larga experiencia en México y en Colombia en los sectores financiero, manufacturero e inmobiliario, hace más de una década publica en diferentes medios de América Latina: Milenio, El Universal, Expansión, Chilango, Animal Político (México); CNN y Esquire (Latam); Clarín (Argentina); Semana, Cromos (Colombia). Fue corresponsal de AméricaEconomía en México. Su continua búsqueda de historias originales y trascendentes dentro del periodismo de economía y negocios, lo llevaron al encuentro con las tecnologías disruptivas y su gran poder transformador para la región.

Lo más reciente de Explicativos