Las proptechs y la oportunidad del sector inmobiliario en América Latina

257 vistas
lectura 5 mins

Por Andrés González-Olaechea, CEO y cofoundador de GoJom.

A nivel mundial, la pandemia puso de manifiesto el rol protagónico que las proptechs (property technology) tendrán en el futuro inmediato del sector de bienes raíces, a través de la aplicación de las nuevas tecnologías a la cadena de valor y de las alianzas estratégicas con las empresas tradicionales de la industria.

A su vez, el fenómeno del teletrabajo inspiró a muchas personas a mudarse de barrio o a otras ciudades en busca de una mejor calidad de vida.

Una investigación de Zillow, en Estados Unidos, indicó que 39% de los millennials está dispuesto a comprar una casa de manera online. Mientras que, en Perú, las consultas de este sector etario representan el 44% de las búsquedas. 

A estas nuevas tendencias de consumo, a la adopción digital y al nuevo tipo de usuario, hay que agregar que América Latina cuenta con una capitalización de unos US$75.000 millones, según Fortune Builders, y se encuentra en una etapa inicial del ciclo inmobiliario.

MOMENTO PROPTECH

Estas condiciones crearon una gran oportunidad: las proptechs pueden impulsar al sector inmobiliario a ser uno de los líderes de la reactivación económica en América Latina. 

Aún con las dificultades propias de la región, las startups ya están impulsando la aplicación de tecnología en los procesos, productos y servicios, pero la posibilidad de entender y conocer a los usuarios y las necesidades de las distintas ciudades de la región es lo que permitirá traccionar la recuperación de la industria.  

Mientras que la baja tasa de interés en el mundo y el flujo de capitales con disposición a invertir en startups -que innoven en la intersección entre smart real state, economía colaborativa y la vertical inmobiliaria de las fintechs- permitió que las proptechs de América Latina recibieran más de US$571 millones en inversiones de venture capital durante 2020, según Pitchbook, la pandemia cambió la manera cómo las personas viven, trabajan y adquieren bienes y servicios.

En el sector bienes raíces, Covid-19 modificó las necesidades de usuarios finales y también abrió nuevas oportunidades para los inversores. Pero quizá uno de los rasgos más importantes sea la necesidad de las familias de buscar espacios más amplios por la reconversión del hogar en el centro de operaciones. 

CONDICIONES PARA EL DESARROLLO

En el caso de los inversionistas, el desarrollo de las proptechs contribuye a solucionar problemas históricos como, por ejemplo, la falta de liquidez. Mediante asociaciones con fintechs, es posible aprovechar las bajas tasas de interés para brindar préstamos hipotecarios o con garantía hipotecaria, como en el caso del partnership entre GoJom y Creditop, en Colombia.

En otros segmentos, el de oficinas, sin duda el trabajo remoto impactó significativamente, pero la oportunidad para inversiones se abre en espacios de coworking acordes a la nueva cultura de trabajo. 

Actualmente es posible encontrar múltiples verticales para explorar en el segmento Property Technology, pero esto no hará más que aumentar de cara a los próximos años con la incorporación, por ejemplo, de la realidad virtual o la realidad aumentada. Asimismo, hoy la Inteligencia Artificial y el machine learning nos permiten saber las valuaciones de los inmuebles y brindar información de calidad, además de agilizar los procesos de un sector históricamente burocrático. 

Además de la inversión y la adaptación a las nuevas tendencias que quedarán luego de la pandemia, la explosión definitiva de las proptechs en la región se dará en la medida que éstas sean capaces de expandirse y adaptarse rápidamente a todos los mercados de la región, para crear la sinergia y el ecosistema necesario que nos lleve verdaderamente al nuevo mercado inmobiliario.

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

close

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

Lo más reciente de Opinión