Las razones que explican el liderazgo de Chile en la industria Govtech de América Latina

Iniciar
lectura 15 mins

La facilidad para empezar negocios y las altas capacidades digitales de la población, son algunas de las razones que encumbran a Chile como líder Govtech en Latinoamérica.

«Chile es el país más preparado para desarrollar un ecosistema Govtech muy fuerte en la región», concluye el Índice GovTech 2020: Potenciando los ecosistemas Govtech en Iberoamérica«, que publicó recientemente CAF -banco de desarrollo de América Latina- y Oxford Insights.

El estudio, «la primera iniciativa en el mundo que tiene como objetivo modelar al ecosistema, analizar la madurez de los gobiernos de la región, y realizar recomendaciones para hacer de América Latina una región GovTech en la siguiente década», en palabras de Enrique Zapata, uno de los coautores del Índice, destaca las condiciones que existen en el país sudamericano y que han posibilitado que sea el líder en el ámbito de las startups que diseñan servicios para los gobiernos locales o centrales: «La facilidad para empezar un negocio en el país, así como las altas capacidades digitales de su población, lo convierten en un entorno prometedor para la innovación. Chile proporciona una sólida infraestructura tecnológica, a través de la cual las startups de GovTech pueden desarrollar sus productos».

Tekios, interesado en el desarrollo de las tecnologías e industrias que mejoran la calidad de vida de los ciudadanos, analizó algunos de los indicadores que se repasan en este informe y que justifican la corona de Chile en América Latina. Así mismo, examinó los factores comunes de los países de la región, aspectos que aún representan debilidades de un ecosistema mayor. Aquí puede encontrar el Índice completo.

En el detalle, Chile recibió en el Índice una calificación de 5,37 sobre 10, por debajo de las calificaciones de España (6,63) y Portugal (6,28), que también hacen parte del Índice, pero por encima de todos los países latinoamericanos: Brasil (5,256), México (5,241), Uruguay (5,148) y Colombia (5,054) acompañan de cerca al país austral e integran el lote puntero del Govtech en América Latina.

Le siguen, a una distancia considerable, Argentina (4,165), Costa Rica (4,042), Perú (4,003) y Panamá (3,953).

Los otros países de la muestra, República Dominicana (3,74), Bolivia (3,65), Ecuador (3,63) y Paraguay (3,44) van varios pasos más atrás, pero aventajan por mucho a Venezuela (2,30), donde «la economía actual del país ha perjudicado a su sector tecnológico y aquellos que poseen conocimientos en la materia están eligiendo migrar a otros países de América Latina».

El diseño del Índice Govtech 2020 se basó en tres pilares que demuestran el potencial para generar ecosistemas Govtech maduros: la oferta de las Startups, la demanda de los Gobiernos y un marco que les permita trabajar juntos: la Contratación. El índice, además, incluye numerosos análisis y recomendaciones, tanto regionales como específicos para cada país, con el fin de proporcionar un entorno en el que ecosistema govtech pueda prosperar.

TECNOLOGÍA, COMPONENTE CENTRAL DE LA VISIÓN DE FUTURO DE CHILE

A pesar de lo incipiente del sector, de los obstáculos y de los rezagos, «América Latina está siendo testigo del surgimiento generalizado del entorno Govtech, un nuevo ecosistema digital, con un potencial inmenso para la resolución de problemas públicos, que se estima que le ahorrará a los gobiernos alrededor de US$1 billón», dice el Índice que pone foco en la región. «Los países que aprovechen mejor este entorno serán aquellos que tengan las capacidades adecuadas para innovar y que, a su vez, habiliten espacios de colaboración entre las startups y el Estado. En este contexto, los países de América Latina deben posicionarse para permitir que el ecosistema Govtech prospere, dado que este nuevo entorno digital ya se está desarrollando en la región».

A todo lo anterior, Chile ha respondido al más alto nivel en el contexto de América Latina. Pero ¿por qué? Chile, a pesar de tener un número muy pequeño de startups govtech, lidera el Índice por su desempeño en el indicador de Gobierno y, sobre todo, en el de Contratación: «El sistema de adquisiciones de Chile es uno de los más efectivos dentro de América Latina. Desde el establecimiento de su sistema de contratación electrónica, ChileCompra, el país ha logrado establecer una plataforma que se ha convertido en un ejemplo para toda la región. Esto beneficia especialmente a las pequeñas y medianas empresas (pymes) que han visto que aumente el número de contratos (en valor) adjudicados, del 24% al 44%, entre 2003 y 2015″.

Además, Chile es uno de los países con los niveles más bajos de corrupción en América Latina. «En procesos de compras, ChileCompra ha contribuido a crear un grado de transparencia y rendición de cuentas, a través de una combinación de estándares de datos de contratación abiertos y amigables, con la puesta en marcha de regulaciones y el enjuiciamiento riguroso de casos de corrupción. Esto ha aumentado la confianza para las startups que quieran hacer negocios con el gobierno», argumenta el estudio de CAF y Oxford Insights.

«El gobierno de Chile ha procurado que la tecnología sea un componente central de su visión del futuro. Ha establecido una sólida infraestructura de gobernanza electrónica, y la adquisición de tecnología ha ido en aumento», resalta además el Índice.

Uruguay es el único país que aventaja a Chile en la calificación de Contratación: «Está calificado como el país menos corrupto de los encuestados en el índice, y también puntúa bien por su provisión de datos de contratación abiertos. Esto crea una buena cultura para la transparencia y justa aplicación de las normas de contratación», resalta la investigación.

Brasil, en cambio, es muy fuerte en el pilar de Startups, donde se encuentra en el primer lugar de América Latina. «Brasil ha experimentado un verdadero movimiento GovTech. Es el hogar de la mayor cantidad de startups GovTech en América Latina. Brasil proporciona una infraestructura técnica prometedora para startups, gracias a su alta disponibilidad de habilitadores de tecnología y datos abiertos. Pero lo más importante, Brasil ha creado un entorno regulatorio donde las empresas se pueden crear fácilmente y absorber el talento digital de la colaboraciones industria-universidades».

Pero no lo hace tan bien en los otros pilares. La debilidad brasileña se encuentra en Gobierno y Contratación. «Las políticas adecuadas que apoyan al florecimiento de un ecosistema GovTech todavía están en desarrollo. La gran oportunidad de Brasil está en liberar su presupuesto de Investigación y Desarrollo para crear un fondo y enfrentar los desafíos públicos que son específicos y exclusivos para GovTech».

Aunque inicialmente muchos creían que el gobierno de Bolsonaro ralentizaría la digitalización del país, esta siguió su marcha. Sin embargo, la desconfianza sigue siendo otro gran obstáculo. «Escándalos de corrupción recientes han menoscabado la confianza pública en el gobierno de Brasil y su sistema de contratación. Entre las startups y la población en general, existe una percepción de que no se puede confiar en el gobierno, porque aunque el gobierno tenga políticas de adquisición adecuadas, a menudo no se cumplen».

Colombia sorprende en ese lote gracias al pilar de Gobierno, donde aventaja al resto de países latinoamericanos. «El gobierno de Colombia ha demostrado su compromiso para fomentar el desarrollo de su ecosistema GovTech. Aunque Colombia no tiene una estrategia completa e independiente de GovTech, reconoce su importancia y esto se verá reflejada en su próximo plan de desarrollo. Actualmente, el equipo de innovación pública también está explorando oportunidades para establecer un fondo GovTech. Si sus esfuerzos políticos tienen éxito, Colombia podría convertirse en uno de los principales líderes en la región».

México se sostiene en el top 5 con un equilibrio entre los tres pilares, pero los esfuerzos del país se deben enfocar, según el Índice, en la contratación: «La legislación mexicana hace muy difícil que las compañías más pequeñas puedan competir con empresas más grandes. En 2014, por ejemplo, los contratos adjudicados a las pymes ascendieron a solo el 16% del valor total de los contratos adjudicados».

CANTIDAD DE STARTUPS GOVTECH, UNA DEUDA Y LA CLAVE

La deficiencia de Chile es la deficiencia de casi toda la región. El pilar Startups del índice Govtech 2020 tiene el promedio de puntuación más bajo de los tres, 3,42, en comparación con 4,62 del pilar del Gobierno y 5,45 del pilar de la contratación (sólo Brasil y México superan los 5 puntos).

Este pilar, según el Banco de Desarrollo, presenta las mayores áreas de oportunidad y, por eso, centra ahí sus recomendaciones. «La mayoría de los países obtuvieron puntuaciones bajas en el entorno industrial (…) Hay pocas startups que trabajen en el espacio Govtech, lo cual muestra que es necesario hacer mayores esfuerzos para desarrollar ecosistemas Govtech maduros en toda la región», dice el Índice. «Para las startups, sobresale como hilo común la escasa disponibilidad de capital de riesgo, especialmente, enfocado en inversión de impacto. Esa deficiencia puede ser uno de los factores que limiten a las startups del sector que operan en la región».

Al momento de la realización del Índice (segunda mitad de 2019), ninguno de los países Latinoamericanos contaba con una estrategia o programa de financiamiento específicos para el sector govtech, explica Enrique Zapata, de la CAF. «Sin embargo, a finales de 2020 algunos gobiernos iniciaron el despliegue de este tipo de iniciativas, destacando el MiLAB, que promueve la colaboración y la innovación abierta para fortalecer y acompañar la implementación de soluciones GovTech en Colombia; y el Corlab, de la municipalidad de Córdoba, en Argentina, que trabaja en un fondo público y un programa de aceleración para empresas GovTech».

«Esto puede potencialmente ayudar a las startups Govtech, que son casi el 20% de todas las startups existentes en la región, al permitirles establecer relaciones con distintos espacios de los gobiernos, asesorarlas sobre cómo enfocar sus ventas y orientarlas en el ámbito complejo que es el Estado. También permitiría a los gobiernos y a las startups entender mutuamente sus necesidades y sus deseos», explica Zapata, uno de los coautores del Índice.

El informe concluye con la recomendación que para CAF es la más importante para América Latina: la necesidad de construir un sentido de comunidad. «Generar un núcleo de Govtech que reúna a startups, gobiernos e inversionistas, podría acelerar sustancialmente el desarrollo de los ecosistemas».

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

close

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

Cofundador de Tekios, es ingeniero industrial y periodista. Tras una larga experiencia en México y en Colombia en los sectores financiero, manufacturero e inmobiliario, hace más de una década publica en diferentes medios de América Latina: Milenio, El Universal, Expansión, Chilango, Animal Político (México); CNN y Esquire (Latam); Clarín (Argentina); Semana, Cromos (Colombia). Fue corresponsal de AméricaEconomía en México. Su continua búsqueda de historias originales y trascendentes dentro del periodismo de economía y negocios, lo llevaron al encuentro con las tecnologías disruptivas y su gran poder transformador para la región.

Lo más reciente de Reportajes