Tener Dai es mejor que tener dólares

En Google hay más de 600 millones de resultados para la palabra “Dai”. Sin embargo, existe poca información relevante al respecto. Una pregunta que solemos oír es cuáles son las ventajas de invertir en Dai en lugar de comprar dólares. En esta columna trataremos de despejar esa duda a partir de cinco puntos clave que hacen la diferencia.

92 vistas
lectura 7 mins

Por Emiliano Limia, Press Officer de Buenbit.

Dai surgió para dar respuesta a una necesidad puntual: disponer de las mejores cualidades de bitcoin, pero sin exponerse a la volatilidad de esta criptomoneda. Me refiero a un activo con un valor estable que dependa enteramente de la lógica de la tecnología blockchain, sin que sus garantías estén atadas al mundo financiero tradicional.

Con esta premisa como norte, un equipo de programadores desarrolló Dai, una criptomoneda que es descentralizada, es decir, que no es regulada por un gobierno o un banco central y, por lo tanto, inconfiscable. 

Cuando se emite un Dai no se precisan intermediarios. ¿Cómo es esto posible? Dai fue diseñado para que cualquier persona que lo desee pueda emitirlos dejando como garantía algún otro criptoactivo. A este activo se le llama colateral, que es un término que se suele utilizar para la garantía frente a la concesión de un crédito, una emisión de bonos o cualquier otra operación financiera, en este caso, la emisión de Dai.

De esta forma, Maker DAO, la fundación que dio origen a Dai, creó mediante contratos inteligentes (smart contracts) un sistema autónomo que produce crédito respaldado por ETH, BAT, USDC, wBTC, entre tantas otras criptomonedas y, recientemente, préstamos inmobiliarios de bienes raíces. Así, cada vez que alguien pide crédito en el protocolo Maker, se generan Dai que reciben el valor de sus colaterales, los que garantizan que su cotización siempre busque el equivalente a un dólar estadounidense. 

Aclaro ahora que el valor del total del colateral que respalda a Dai en el sistema siempre es superior al valor total del Dai en circulación. De esta forma, el fenómeno llamado “sobrecolateralización” garantiza la estabilidad de Dai y lo convierte en una reserva de valor confiable.

Hablé del concepto de contrato inteligente o smart contract. Antes de continuar, puedo decir que, a grandes rasgos, un smart contract es un programa informático que contiene un conjunto de instrucciones y que tiene la capacidad de autoejecutar acciones de acuerdo a esa serie de parámetros ya programados de antemano. En el caso particular de los smart contracts en los que se apoya el protocolo Maker, estos han sido exhaustivamente auditados y verificados formalmente.

Esto es una peculiaridad de Dai en lo que respecta a otras stablecoins (criptomonedas de valor estable), ya que existen otras que están respaldadas por dinero fiduciario, propiedades o commodities, como puede llegar a ser una cabeza de ganado o un barril de petróleo. Esta diferencia hace que Dai sea una moneda totalmente descentralizada y sostenida por un excedente de colateral. 

Pero si un Dai equivale a un dólar, entonces, ¿por qué no comprar directamente la divisa norteamericana con la que ya estamos familiarizados?

Dai vs. dólar: 5 claves que determinan la diferencia

1.- Beneficios blockchain

En primer lugar, tengamos presente que el protocolo Maker, que le permite a cualquier persona en cualquier parte del mundo generar Dai, facilita una mayor seguridad, transparencia y confianza, beneficios que resultan de la tecnología blockchain.

2.- Obtención de intereses inmediatos

Básicamente, se trata de un método que te recompensa por ahorrar en Dai, generando ingresos pasivos en esta misma criptomoneda después de activar el “modo interés”, de acuerdo con la cantidad que tengas a tu disposición.

Además de poder generar intereses por sus propios medios, Dai es la criptomoneda preferida del entorno las finanzas descentralizadas (DeFi), un ecosistema compuesto por un sinfín de aplicaciones que nos ayudan a producir rendimientos a través de nuestros Dai. Por ejemplo, Buenbit ofrece en este momento la posibilidad de invertir en protocolos DeFi con un rendimiento en Dai, lo cual es muy atractivo porque es prácticamente un rendimiento dolarizado.

3.- Capacidad de transferencia

A diferencia del dinero fiat (aquél dinero que proviene de su declaración por parte del Estado como tal), como puede ser el dólar en este caso, Dai puede ser enviado de persona a persona, sin intermediarios e instantáneamente a cualquier lugar del planeta por un costo fijo de transacción, independientemente del monto transferido. Esto convierte a Dai en un valor perfecto para realizar transacciones entre personas ubicadas en distintos países e incluso para quienes deben estructurar pagos diferidos en el tiempo o pagar/cobrar nóminas en un activo exento de la depredación de su valor.

4.- Liquidez automática 

El usuario de Dai puede venderlos cuando quiera sin dificultades: sin horarios ni impedimentos bancarios, las 24 horas del día, los siete días de la semana y de forma inmediata.

5.- Ideal para ingresar al mundo cripto

Un Dai se puede intercambiar por otras criptomonedas como bitcoin (BTC) y ether (ETH) en cualquier momento. Al comprar Dai, el usuario puede intercambiarlo por otra moneda cuando lo desee, sin tener que esperar la acreditación de una transferencia o pago y sin arriesgarse a la volatilidad.


Concluyo, entonces, que un Dai vale lo mismo que un dólar, pero cumple un rol diferente e incluso se destaca respecto a otras stablecoins respaldadas por dólares. Por todas estas razones, tener Dai no es lo mismo que tener dólares: es mejor.

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

close

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

Lo más reciente de Opinión