Atomización y platformización, algunas de las nuevas tendencias que debes conocer de la industria fintech de América Latina

Iniciar

Insurtech, lendingtech, paytech, wealthtech: las verticales de la industria fintech ganan relevancia en América Latina y se deben considerar como microsistemas independientes.

En 2020, la inversión proveniente de capital de riesgo fue de US$4 mil millones, repartidos en 488 transacciones en emprendimientos de América Latina, según datos de la Asociación Latinoamericana de Capital de Riesgo (LAVCA, por sus siglas en inglés). El sector fintech lideró estas rondas de financiación, con el 39% del monto total invertido. Además, en la primera mitad de este año, cinco empresas fintech latinoamericanas alcanzaron el estatus de unicornio: Clip y Bitso en México, dLocal en Uruguay, y C6 y Ebanx en Brasil.

El estudio Evolución del Sector Fintech en América Latina, que recientemente publicaron Finnovista y MercadoPago, analiza la disrupción de estos servicios financieros y asegura que ya trascienden el concepto de fintech. «Los microecosistemas de innovación en seguros, préstamos, pagos e inversiones tienen diferentes estados de madurez, tendencias, usuarios, modelos de negocio y dinámicas de organización industrial». El estudio asegura que cada vez es mayor la necesidad de identificar estos ecosistemas emergentes dentro del propio sector.

«La industria ha crecido y han aparecido nuevas soluciones que merecen un nombre propio y una identificación más clara», dice Osvaldo Giménez, CEO de Mercado Pago, en el prólogo del estudio, «entender cada nueva solución financiera como una independiente, con sus objetivos y sus retos particulares es clave para comprender hacia dónde nos dirigimos en los siguientes años».

El concepto fintech no se trata solo de una vertical o de un segmento focalizado de startups que ofrecen propuestas de valor directas a los consumidores o a las empresas. Según Andres Fontao, Managing Partner de Finnovista, las tendencias de «platformizacion de la industria» -facilitadas por regulación de open banking, tecnologías basadas en APIs y modelos de negocio novedosos de Embedded Finance y Banking as a service- harán que lo fintech se convierta en una ola tecnológica de gran impacto en la digitalización de la sociedad.

Fontao compara al fintech con la irrupción del internet, lo móvil y el cloud computing y presagia que el fintech se extenderá más allá de las soluciones que han hecho su aparición en el mercado, y facilitarán incluso la posibilidad de que cualquier empresa tecnológica pueda ser una fintech ofreciendo servicios financieros.

El estudio insiste en la importancia de las agencias regulatorias de los diferentes países para establecer marcos regulatorios innovadores que contemplen la operación de nuevos modelos de negocio, ya que hasta ahora los modelos regulatorios se han limitado a ciertas verticales del sector fintech como crowdfunding y pagos digitales, y solo en ciertos países de la región.

La atomización de los ecosistemas de servicios financieros ha sido observada en ecosistemas más maduros, como el de Reino Unido o el de Estados Unidos, principalmente, según un informe de Deloitte que cita el estudio. «La atomización en Estados Unidos fue un proceso natural y la causa está en el volumen de actores del sector de tecnología financiera que se detonó especialmente después de la crisis financiera de 2008». Para el estudio de MercadoPago y Finnovista ya llegamos a ese punto en América Latina y existe suficiente masa crítica para analizar los microsistemas de fintech de manera desagregada, «a fin de conocer sus diferentes estados de madurez, tendencias, necesidades y actores clave.”

Aquí puede leer el estudio completo.

INSURTECH

Insurtech es un sector emergente dedicado a aplicar tecnología a procesos y productos de la actividad aseguradora y están transformando al sector asegurador haciéndolo más simple y accesible para impactar a más usuarios que antes no tenían acceso.

Este tipo de startups emergen en una región sub-asegurada, en comparación con el promedio mundial: de acuerdo con datos de Swiss Re Institute, solo el 3% de todas las primas en el mundo se emiten en Latinoamérica, y de esas, el 46% corresponden a Brasil.

Existe alrededor de 210 startups de este tipo en América Latina con una marcada tendencia hacia los seguros inclusivos (microseguros entre ellos), cuya relevancia está en promover la inclusión financiera y bienestar; los seguros on demand, y el insurtech as a service.

Sobre los seguros inclusivos, explica el estudio: «Los segmentos socioeconómicos desfavorecidos enfrentan el problema de tener un bajo nivel en educación financiera e ingresos bajos y fluctuantes que les impide cubrir los costos de pólizas de seguro que protejan sus activos más importantes, como la salud o herramientas de generación de ingresos. La vulnerabilidad financiera de estos segmentos acentúa la importancia y urgencia de desarrollar productos de seguros inclusivos y accesibles».

Startups como Betterfly en Chile, o Iúnigo en Argentina, son dos ejemplos de este modelo «que permite a los usuarios evaluar, entender y contratar pólizas de seguro que se ajusten a sus necesidades, desde una experiencia completamente digital».

Los seguros on-demand o también llamados seguros on/off reducen el costo de las pólizas, pues las personas pagan solo por lo que realmente están consumiendo. Con este tipo de seguros se tiene total flexibilidad, rápida contratación, y la posibilidad de asegurar prácticamente cualquier objeto o incluso seguros de viaje, de accidentes y hasta de salud.

Algunos ejemplos de este tipo de seguros en el mercado son los de WeCover, que ofrece la posibilidad de asegurar prácticamente cualquier objeto personal. O Miituo, donde se puede asegurar un auto solo por los kilómetros que realmente se han recorrido. Aseguradoras tradicionales ya empezaron probar el modelo on-demand, como es el caso de Zurich Now, un producto de Zurich con el cual los usuarios pueden asegurar los artículos personales que más utilizan.

Por último están las Insurtech as Service. Estas soluciones pueden implementarse para «digitalización de procesos internos, para dinamizar procesos administrativos; digitalización de servicios básicos como la adquisición, la administración de datos, detección de fraude o incluso la atención al cliente; y digitalización completa de las necesidades específicas de la aseguradora, tanto para digitalizarse internamente como al usuario».

Destaca en América Latina 123 Seguros que opera como Insurtech as a service, que junto a una aseguradora desarrollaron un seguro 100% digital y personalizado para comercios en Argentina, permitiendo que los propietarios del negocio aseguren desde maquinaria, equipo, inmuebles, inventarios y prácticamente cualquier activo físico que sea relevante para la operación.

Jooycar y Sura co-crearon y lanzaron en 2016 Autoplay, que por medio de tecnología y procesamiento de big data, ofrece una póliza telemática para usuarios chilenos para monitorear su auto y consultar sus patrones de conducción, a fin de personalizar el costo de la póliza.

El estudio destaca el caso de Sofia, una empresa de salud y tecnología que creó un seguro de salud completo para cubrir gastos médicos menores, mayores y preventivos, «convirtiéndose en una propuesta de valor única en el mercado».

Explica en el estudio, Arturo Sánchez, CEO de Sofía: «La industria aseguradora históricamente ha perdido de vista las necesidades de los usuarios con tal de encajar en las formas y modelos que el sector tiene por default. Como insurtech, tenemos la oportunidad de crear productos enfocados en el usuario Esa es la forma de crear más valor en la sociedad, otorgando valor a los usuarios».

Para el estudio de Finnovista y Mercado Pago el reto del insurtech para los años venideros está en «ofrecer y masificar los microseguros, con modelos de negocio flexibles y adaptables, amplificando sus canales de distribución, sobre todo con productos que realmente atiendan las necesidades de los usuarios. Actualmente la regulación no tiene un modelo que permita la experimentación fácil y rápida».

LENDINGTECH

Otro de los catalizadores de cambio de la industria financiera son los préstamos digitales o empresas de lendingtech. Existen alrededor de 491 empresas de este tipo en una región subancarizada como América Latina.

Para el estudio de Finnovista y MercadoPago hay tres factores que han permitido la proliferación de estas compañías en la región: la irrupción de tecnologías accesibles como «conoce a tu cliente» o KYC (por las siglas en inglés de know your client), sistemas avanzados de cobranza o APIs para acceder a información financiera de los usuarios; el open finance, que permite el acceso y la construcción de historiales crediticios de personas y empresas; y las fuentes de liquidez, es decir, el acceso a fuentes de capital a partir de los fondos de capital de riesgo y los nuevos modelos de financiamiento.

En cuanto a las tendencias en la región el estudio destaca las soluciones «compra ahora, paga después» o BNPL (por las siglas en inglés de buy now, pay later), un modelo muy similar a los programas de meses sin intereses con tarjetas de crédito que se usan en ciertos países, y el crowdlending, que se trata de préstamos entre personas (conocidos como P2P Lending), que han ganado popularidad en los últimos años, especialmente en las fintechs que se especializan en proveer capital de trabajo a las pymes.

Para Fernando Padilla, CEO de Lendera, una compañía de crowdleasing y crowdlending, el futuro del sector lendingtech en Latinoamérica es promisorio: «el financiamiento de pymes va a seguir creciendo a doble dígito, porque aunque el sector bancario ha volteado a ver este sector, la penetración de financiamiento en México está debajo de 35%. Por otro lado, la regulación del crowdfunding va a detonar más certidumbre; en México estamos en la fase final de la primera etapa y las plataformas pioneras que estaremos autorizadas seguiremos cubriendo esa gran necesidad que se tiene en el país. Del lado de la demanda, las personas y negocios utilizan más la tecnología y cada vez están más informados».

Concluye el estudio que las empresas lendingtech han comenzado a cerrar la brecha de acceso al crédito que existe en América Latina.

«La regulación del crowdfunding va a detonar más certidumbre y las plataformas pioneras que estarán autorizadas seguirán cubriendo esa gran necesidad que se tiene la región. Las lendingtech conectan no solamente a nivel local, sino que empiezan a expandirse a otros países», dice el informe. Ayudan «las regulaciones que hay en cada país, que al tener cierta sofisticación, ponen una pauta para adaptarse y aplicarse en otros países».

PAYTECH

Actualmente existen alrededor de 601 compañías de este tipo en América Latina, según el estudio de Finnovista y MercadoPago. La adopción de estas soluciones por parte de usuarios y comercios se ha incrementado considerablemente como consecuencia del boom del e-commerce que detonó la pandemia del Covid-19. Se estima que 10,8 millones de usuarios latinoamericanos hicieron una primera compra en línea durante el confinamiento.

«Se tiene la percepción errónea de que fintech se trata únicamente de paytech, pero gran parte de la innovación en este sector ha sucedido bajo el surgimiento de estas empresas», explica el estudio, «consecuencia de que la innovación del sector financiero ha sido detonada principalmente por el surgimiento y éxito de las billeteras digitales, así como por regulaciones que, en casos como México, están ya implementadas».

Según el estudio, en América Latina el 18% de los pagos en e-commerce y el 9% de los que se realicen en punto de venta en 2022 será por medio de estas billeteras digitales.

El estudio explica también que el gran catalizador para este sector es la regulación. «Gran parte de los esfuerzos para regular a las iniciativas de tecnología financiera en toda la región han sido focalizados en las empresas paytech», sentencia.

Tal es el caso de la Ley Fintech en México. En Brasil, recientemente se implementó la iniciativa de pagos en tiempo real del Banco Central llamada Pix. En Argentina se lanzó el plan «Transferencias 3.0», avalado por el Banco Central, cuyo objetivo es impulsar la innovación, lograr la interoperabilidad en el ecosistema de pagos argentino y regular las funciones. El Banco Central de Chile ha revisado la regulación aplicable a operadores de tarjetas de pago y proveedores de servicios de pago con el fin de incorporarles mayor proporcionalidad y facilitar la entrada de nuevos participantes en la adquirencia.

Al mismo tiempo, en Latinoamérica, en general, se ha observado el surgimiento de iniciativas como sandboxes regulatorios y hubs de innovación que tienen como objetivo fortalecer la comunicación entre el sector y los reguladores.

El estudio concluye este capítulo enfatizando la creciente adopción de las billeteras de cripto. «Especialmente en países como Venezuela y Argentina, donde factores como la volatilidad y la inflación repercuten en la economía del día a día, las transacciones con stablecoins u otros cripto activos se han acelerado de manera importante», afirma.

María Paula Arregui, COO de Mercado Pago, dice: «Los países hispanohablantes de América aún transaccionan con grandes cantidades de efectivo. México y Colombia tienen una tendencia en el manejo del efectivo bastante por arriba de la media de América Latina, y en otro extremo está Chile, donde la bancarización es muy alta, pero en consecuencia, la escalabilidad y la innovación en su sistema de pagos ha sido baja. El paytech en Latinoamérica será sin duda una industria que va a seguir creciendo a ritmos mucho más acelerados que otras industrias y será clave que se sigan gestando nuevos casos de uso en distintas verticales y distintos rubros».

WEALTHTECH

61% de los latinoamericanos no ahorra o lo hacen de manera informal, guardando efectivo dentro de sus casas, y el mercado de valores representa menos del 40% del PIB regional.

Wealthtech hace referencia a las soluciones tecnológicas y digitales cuyo objetivo es mejorar el proceso de gestión, administración e inversión de patrimonio. Según el estudio de Finnovista, el sector wealthtech ha cobrado gran relevancia en América Latina, «no solo por ser una alternativa de compra-venta de activos financieros, sino porque se ha convertido en un instrumento de las instituciones financieras tradicionales para acercarse a sus usuarios y ofrecer servicios online, con mayor flexibilidad de contratación y costos inferiores, además de utilizar tecnologías como inteligencia artificial y aprendizaje automático, que ofrecen un asesoramiento automático a los usuarios», además, «existe un excedente en el capital ocioso, en forma de ahorro formal o informal, que no está siendo aprovechado en beneficio del usuario».

La banca privada en Latinoamérica está en evolución, en gran medida gracias al surgimiento de nuevas soluciones wealthtech. Sin embargo, en la región aún hay un gran camino por recorrer en temas regulatorios, sobre todo a nivel educativo; y por otra parte, la tecnología también debe de adaptarse a las costumbres y expectativas de los usuarios.

En cuanto a las tendencias de este tipo de soluciones el estudio menciona los marketplaces, un tipo de herramientas que proporcionan información de los principales activos y fondos de inversión, y proporcionan herramientas de compra-venta y de gestión de inversiones, como lo es seguimiento de carteras, alertas e incluso planeación de objetivos y administración. Los robo advisors, que surge para atender a aquellas personas que no tienen mucho expertise en inversiones y les da la opción de realizar operaciones de forma automática a nombre del usuario. Las plataformas de trading, que permiten hacer operaciones en tiempo real con múltiples activos. La micro inversión, que surge para promover el ahorro y la inversión en pequeñas cantidades. Y finalmente, el Wealth as a Service, que no solo está atendiendo directamente a los usuarios interesados en inversiones, también atiende a empresas proporcionando soluciones tecnológicas a bancos, corredores de bolsa, administradores patrimoniales y otras instituciones financieras.

Uno de los grandes retos para la industria financiera es aumentar el grado de educación financiera en toda América Latina. El estudio asegura que el sector wealthtech no solo está revolucionando el mundo de las inversiones. «También está impactando positivamente la educación financiera, y con ello, aumentando democratización de las finanzas, al eliminar cada vez más la percepción de que solo es accesible para expertos o personas con alto poder adquisitivo.»

Para el estudio, uno de los principales desafíos para la industria de gestión de inversiones es la regulación, y «wealthtech empieza a aportar soluciones centradas en las ineficiencias de la cadena de valor de las inversiones, así como en hacer más eficiente el proceso de prospección de clientes, gestión de carteras, presentación de información financiera, y sobre todo el relacionado con ciberseguridad, con el fin de prevenir el fraude online, lavado de activos e incluso robo de identidad.»

Y concluye: «Si bien se están implementando nuevas tecnologías en el sector de inversiones, sin duda aún hay mucho que hacer en temas regulatorios, sobre todo para fomentar una mayor competencia y para que sea más ágil la entrada de nuevos jugadores wealthtech, además de hacer consciente a los usuarios de todos los riesgos en las inversiones».

El estudio concluye diciendo que el comportamiento de los usuarios tras la pandemia de Covid-19 está abriendo grandes oportunidades a nuevos jugadores que, con propuestas enfocadas en el cliente, están posicionándose en el mercado fintech en los cuatro sectores descritos.

«La tecnología aplicada a las finanzas ha transformado grandes modelos de negocios y apenas estamos viendo la punta del iceberg. Sin embargo, hay nuevos subsectores dentro del sector Fintech que nos estarán ofreciendo más disrupción y novedosas propuestas de valor que vale la pena apoyar, ya sea como usuarios, como emprendedores e incluso con el rol de inversionistas, para no dejar pasar la oportunidad de crear una sociedad más innovadora e inclusiva», finaliza.

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

close

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

Cofundador de Tekios, es ingeniero industrial y periodista. Tras una larga experiencia en México y en Colombia en los sectores financiero, manufacturero e inmobiliario, hace más de una década publica en diferentes medios de América Latina: Milenio, El Universal, Expansión, Chilango, Animal Político (México); CNN y Esquire (Latam); Clarín (Argentina); Semana, Cromos (Colombia). Fue corresponsal de AméricaEconomía en México. Su continua búsqueda de historias originales y trascendentes dentro del periodismo de economía y negocios, lo llevaron al encuentro con las tecnologías disruptivas y su gran poder transformador para la región.

Lo más reciente de Reportajes