Gabriel Skvirsky, fundador de Cath Report: «Siempre he estado buscando nuevas tecnologías, las que ayudan a las personas, las que son para el bien»

1319 vistas
lectura 9 mins

Tekios conversó con Skvirsky, también gerente comercial de la healthtech chilena, un ingeniero que saltó de los celulares al mundo de la medicina. Hoy sueña con ampliar los efectos virtuosos de su software al Perú.

La cocina de los hospitales de América Latina daría para uno de esos capítulos en que Jack Pallance nos ponía los ojos como huevo frito cuando decía, en la apertura de su programa televisivo: «Ripley, ¡aunque usted no lo crea!», y luego nos sorprendía con un acontecimiento inaudito, increíble o inaceptable en la faz de la Tierra.

Si cree exagerado el símil, imagine la precariedad del sistema de salud de su país y luego la aberración de que parte de sus impuestos son usados en la compra de millonarios insumos médicos a través de una licitación, pero como esta tiene una fecha de término, esos dispositivos, del Estado por un tiempo, no llegan a ser utilizados.

El despilfarro de dinero podría darse con insumos especializados como estos:

*Desfibrilador automático implantable con resincronización, con un valor aproximado de US$12 mil.

*Cardio desfibrilador implantable, con un valor aproximado de US$7.700.

Como ve, no se trata de jeringas o gasas, sino de insumos delicados y costosos que se usan en operaciones en pabellón, cuando el estrés se apodera de quienes sirven en sala, suficiente alteración para que el encargado de los insumos escriba mal el nombre de un paciente o el código de un producto en medio del procedimiento médico, incluso que olvide hacerlo y se genere una cadena de ineptitudes.

Frente a esta realidad es que el ingeniero comercial Gabriel Skvirsky vio una oportunidad para crear Cath Report, una startup healthtech que se especializa en la asistencia vía software del control exhaustivo de todos aquellos insumos médicos que son clave en híper especialidades como Hemodinamia, Manejo de Ritmo (electrofisiología) o  Radiología Intervencional. Cath Report es parte del portafolio de emprendimientos que han sido apoyados por el Instituto Internacional para la Innovación Empresarial (3IE), de la Universidad Técnica Federico Santa María.

El origen del emprendimiento surgió cuando, al salir de Nextel (antes estuvo en Entel PCS y Movistar), Skvirsky ingresó como gerente comercial a una empresa de insumos de cardiología. «Insumos que valen hasta diez millones de pesos y a veces son consignados. Es decir, que son de los proveedores, pero están en el hospital. Les sirven a los médicos súper especialistas, uno que después de ser internista es cardiólogo y después electrofisiólogo. O sea, gallos que llevan montón de tiempo estudiando con insumos súper caros y muy elaborados, pero quienes no tenían ninguna plataforma, como tampoco los proveedores, que los ayudara en el día a día. Así se producen situaciones como que hay insumos que se vencen o que el médico deba escribir a mano en un cuaderno para detallar ‘en esta arteria usamos tal insumo’. O sea, cada uno lo hace a su pinta, porque no existía un software, en Chile ni en Latinoamérica, que estandarizara estos procedimientos”, cuenta Skvirsky.

Un software de este tipo habría evitado lo descubierto en 2018 en otro ámbito de la salud chilena, los medicamentos: según información obtenida por el diario chileno El Mercurio, desde 2011 y hasta julio de 2018, hubo medicamentos que compró la Central de Abastecimiento del Sistema Nacional de Servicios de Salud (Cenabast), pero que pasaron su fecha de vencimiento sin ser entregados al destinatario, por lo que tuvieron que ser destruidos. Estos fueron avaluados en cerca de US$2,3 millones.

-Ahondemos en tu salto desde las Telco a la salud.

-Los celulares pertenecen al mundo de tecnología y a mí siempre me ha apasionado la tecnología. Así que cambiarme a una industria altamente tecnológica, como la de los insumos clínicos, fue algo normal para mí. Estamos hablando de marcapasos y generadores que son de última generación, que se meten dentro del cuerpo humano. Se instalan y configuran. En ese sentido, los celulares y los marcapasos no son tan distintos: ambos ocupan batería, también tienen inteligencia.

-¿Te topaste con alguien del área? ¿Ibas pasando por fuera de un hospital y tuviste una epifanía? ¿Viste la serie E.R.?

-No, se dio la oportunidad, luego de llevar mucho tiempo en la industria de celulares, y la tomé. Siempre he estado buscando nuevas tecnologías, las que ayudan a las personas, las que son para el bien.

Cuando trabajaba en Entel y Movistar siempre sentí que comunicábamos personas, más allá de darles minutos para poder hablar. Y los marcapasos dan vida.

¿CUÁNTOS INFARTOS?

-Para dar vida o la mayor cantidad de vida, hay que estandarizar procesos al interior de clínicas y hospitales. ¿Qué es lo que no ocurre hoy?

-No están todas las comorbilidades (la presencia de uno o más trastornos, además de la enfermedad o trastorno primario) que tiene el paciente en un lugar y con un informe que sea muy profundo, que incluya las comorbilidades del paciente, las drogas que utiliza, qué procedimientos específicos se le hizo, las imágenes detalladas de lo que implicó; cuántos insumos se utilizaron, cuál era el equipo médico que participó en el procedimiento. Tampoco hay una trazabilidad sobre qué ocurrió con ese paciente. En Chile no existe el dato de la cantidad específica de angioplastías que se hicieron en un periodo. Tú vas al Ministerio de Salud para saber cuántos fueron los infartos al corazón y te van a decir ‘mmm, cercano a esto’. No lo saben, porque la cadena no está estandarizada y hoy algunos médicos escriben en algún cuaderno, otros no escriben nada, otros en un Excel o un archivo Word.

-Los datos no están dentro de los hospitales. ¿Qué pasa en las clínicas?

-Tampoco sucede en las clínicas. Y ni hablar de sistemas integrados.

Por ahí vemos algunos centros específicos que tienen algunas cositas más elaboradas, pero normalmente no está en ninguna clínica ni en ningún hospital. Desde la clínica más cara de Santiago, hasta el hospital… Si es un centro que cuenta con tienen hemodinamia (los hemodinamistas ingresan a las venas y arterias del cuerpo mediante procedimientos mínimamente invasivos), entonces, no es cualquier hospital, pero igual no cuenta con un software que le permita estandarizar el procedimiento y que por debajo tengan bases de datos que les permitan de forma simple hacer seguimiento, estudios clínicos, entre otras cosas. Más aún, aparecen proveedores que te dicen ‘el marcapasos específico tiene un problema’, por lo que tenemos que hacer algo no menor: tomar a todos los pacientes que tienen ese marcapasos y cambiárselo por otro. Pero el año pasado nos pasó que un hospital no sabía quiénes eran todos estos pacientes.

-¿En serio?

-Les complicó muchísimo y fue uno de los principales proveedores en Chile que tuvo este problema; de Chile y el mundo.

Es un temazo tener que encontrar qué paciente es cuál, qué configuración tiene el insumo. Si se trata de un marcapasos, dependerá de la configuración si se puede sobrellevar de alguna manera ese problema.

Por el lado de los hospitales, estos tienen múltiples proveedores, con múltiples licitaciones y nosotros los ayudamos a estandarizar las mismas licitaciones y a hacer competir a los proveedores. Con estandarizar me refiero a qué día parte y qué día termina la licitación, y a cuánto se ha consumido en tiempo real. Este es un gran problema que tienen muchos centros de salud, hospitales y clínicas, porque el área del pabellón, donde se hacen los procedimientos, está separada del área administrativa, y consumen insumos que están en los pabellones, entonces, se gasta algo y pueden pasar semanas o incluso meses hasta que el pabellón logre avisar al área de abastecimiento. En ese tiempo, se puede haber terminado la licitación.

-O sea, podría ocurrir que pagaste por insumos carísimos sin dar cuenta de esto, o incluso haber pedido una nueva partida de algo, sin saber que te quedan aún cuatro en bodega. Luego, no los puedes usar, porque expiró el trato.

-Tal cual, eso es tal cual. A eso debo sumar que los hospitales tampoco tienen tantas herramientas como para ir viendo cuáles son sus mejores proveedores, en términos de despacho, de tiempos de reposición de insumos, algo preocupante, porque la administración de todo no debe parar. Un hospital es una máquina que funciona continuamente.

-Lo más terrible es que se pierdan recursos, materiales, insumos, en un sistema de salud precario, con tantas necesidades.  

-Los insumos consignados están en los hospitales como en una especie de supermercado, entonces, el doctor dice ‘necesito ese insumo’, alguien se lo pasa, lo ocupa y posterior a eso se hace la orden de compra. Es al revés del mundo normal. Se hace la orden de compra, el proveedor tiene que facturar ese insumo carísimo. Pero como no están en línea se atrasa la orden de compra, se atrasa la facturación y eso lleva a un drama, que sea el mismo hospital el que se demora en reponer insumos al no ser avisado a tiempo. Y como ya dije, si se vence por licitación el insumo, el insumo se pierde.

¡PISTOLEA, PISTOLEA!

-¿En qué etapa está hoy Cath Report? ¿Cómo ha escalado la startup? ¿Ya está siendo aplicado el software?

-Hoy estamos en tres hospitales públicos, en una clínica privada y en conversaciones para entrar a dos hospitales nuevos. Y empezando a ver la posibilidad de escalar a países cercanos, Perú al inicio.

-¿Qué instituciones?

-El Hospital Clínico San Borja Arriarán, el Hospital de Urgencia Asistencia Pública-Posta Central, con un piloto en el Hospital Higueras de Talcahuano, y en la Clínica Ensenada.

-¿Cuánto tiempo llevan ahí en funcionamiento?

-A ver, en uno de Santiago partimos en febrero de este año, en otro de Santiago hace dos años, y al sur, en Concepción, un año.

-Tomemos el ejemplo del hospital donde llevan dos años. ¿Cómo ha sido la recepción y los cambios que han notado estas áreas con las que ustedes trabajan?

-Ese es el Hospital San Borja Arriarán. Ese hospital se quemó en febrero y fue terrible, y sigue siendo terrible en ese sentido. Y en lo que nosotros pudimos apoyar fue en la información que teníamos, porque como sucede en la mayoría, si está escrita en un cuaderno… En nuestro caso no se perdió nada, estaba todo digitalizado. El hospital lo único que hizo fue trabajar con otro hospital para dar asistencia a los pacientes que tenían una consulta ya pactada para las semanas siguientes.

Nosotros pudimos darle sus consignaciones, licitaciones, lista de proveedores, pacientes. Es un gran caso de aplicación, en medio de una emergencia.

Desde el punto de vista clínico la recepción médica ha sido muy buena, les parece súper interesante y están colaborando para que los tiempos disminuyan, porque una de las barreras es que la cultura interna. Lo del cuaderno lo vienen haciendo por décadas. El cambio es que deben pistolear el insumo (para leer el código de barra del producto) antes de que lo use el médico. A veces entiendo que es complejo, porque están en pabellón y con una persona que está grave, tirada ahí. Pero es cosa de tiempo y de educación, y de que vean los logros que se alcanzan.

-Cath Report no es la llave mágica que lo cambiará todo, pero están haciendo un aporte desde la tecnología y para crear una nueva cultura interna.

-Hoy nuestra principal carrera es esa, cambiar la cultura interna para que nos consideren. No me atrevo a decir que soy la llave, porque somos solo un granito dentro de una máquina gigante.

A los proveedores los estamos ayudando bastante, porque en el cuaderno del que te hablaba está pegado además el sticker del insumo. Entonces, el proveedor va al centro médico y revisa ese cuaderno y dice ‘ah ya utilizaron un insumo mío, por lo tanto, tengo que reponerlo’. Y esa visita la debe hacer como proveedor en todos los centros médicos de Chile para revisar si se ha consumido algo. Es muy antiguo. Pero nuestro software avisa en tiempo real al proveedor cuando el médico en el pabellón dice ‘pásame eso’, y va a usar un insumo de la licitación.

-Cuéntame de los planes y metas que tienes en 2021 y 2022, dónde quieren llegar.

-Desde un punto de vista clínico queremos abarcar cuatro especialidades nuevas; desde lo comercial, sumar dos proveedores nuevos, entrar a otros dos hospitales hacia el final del año y, en 2022, principalmente iniciar nuestra internacionalización.

-¿Irán hacia los fármacos?

-Hoy estamos enfocados en insumos, pero tenemos la gracia de contar con una plataforma que es agnóstica al tipo de insumo y funcionaría con medicamentos. Yo creo que más temprano que tarde vamos a terminar metidos en fármacos y me aventuro a decir que en un mediano plazo vamos a terminar con un poco más de inteligencia artificial, además, porque manejamos un montón de datos súper interesantes. El médico ingresa todos los síntomas del paciente, si tiene fiebre, dolor de cabeza, de oídos, etc., entonces, podríamos ir hacia el apoyo de las decisiones médicas cuando incluyan insumos, para decirles ‘no envíe en este caso este, sino este otro que es más adecuado’. Tenemos mucho por crecer, por el lado de los fármacos y de más la inteligencia artificial.

-Parecido a la promesa de Watson, de IBM.

-Tal cual.

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

close

Hola 👋
Qué bueno que nos visitas

Regístrate para recibir nuestro newsletter cada semana

Editor Jefe y Cofundador de Tekios. Es periodista y escritor. Especializado en la cobertura periodística de las industrias relevantes en Latinoamérica, fue Editor General de AméricaEconomía para Latinoamérica, y antes, Director de Contenidos del matinal ciudadano de Ecuavisa en Ecuador, y editor en el diario digital El Mostrador de Chile.
Ha colaborado con SOHO (Colombia), Vistazo (Ecuador), LABSnews (Brasil), La Nación Domingo, Fibra y Plan B (Chile), o Rest of World (EE.UU.).

Lo más reciente de Q&A